Profepa descarta devastación en el manglar Tajamar

El terreno no está en el Área Natural Protegida y se pidió rescatar especies, dice.
El procurador ambiental, Guillermo Haro, acudió a 'El asalto a la razón', con Carlos Marín.
El procurador ambiental, Guillermo Haro, acudió a 'El asalto a la razón', con Carlos Marín. (Martín Salas)

México

El titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Guillermo Haro, reiteró que el manglar de Tajamar no se encuentra dentro del Área Natural Protegida que corresponde al Sistema Lagunar Nichupté, por lo que negó que se trate de un "ecocidio" o una "devastación ambiental".

En entrevista para El asalto a la razón de MILENIO Tv, con Carlos Marín, Haro negó que la flora y la fauna del lugar hayan sido dañadas.

El funcionario aseguró que durante la inspección no se encontraron animales muertos, pero sí vivos, y que corresponden a un programa de rescate a cargo del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

El funcionario detalló que, de acuerdo con sus facultades, dio un plazo de 10 días al Fonatur para que los ejemplares que se encontraron vivos (cinco cocodrilos, tres adultos y dos crías) sean rescatados y reubicados.

"La inspección judicial que se llevó a cabo por un juzgado de distrito, con sede en Quintana Roo y a petición de los promoventes de uno de los muchos juicios de amparo, se estableció claramente que no se encontraron animales muertos en todo el polígono. Además, precisan que hay animales vivos de un programa de rescate pendiente por cumplir por parte de Fonatur, que era una de las obligaciones que tenían", enfatizó.

El procurador ambiental negó que las fotos difundidas a través de redes sociales, donde se ven cocodrilos muertos, sean verídicas, y aseguró que se trata de evidencias que no corresponden al lugar y son de años atrás.

"Lo que hemos nosotros desacreditado son las fotos que son de lugares distintos al que se pretende hacer creer. Por ejemplo, en las imágenes que se difundieron en redes sociales, en algunos medios de comunicación, hay un viejo cocodrilo llamado Lolong que había muerto por causas naturales en Filipinas hace varios años y lo acreditaban como si hubiera sido muerto por este último desmonte".

El funcionario fue cuestionado sobre las consecuencias de falsear información y de "solapar, errores o triquiñuelas" de los gobiernos de los ex presidentes de Vicente Fox y Felipe Calderón, a lo que respondió: "Para la Profepa no hay ningún sesgo político, sino trabajo técnico, serio, basado en la experiencia de nuestros inspectores.

"Lo que hemos podido determinar hasta ahora son dos cosas: Fonatur cuenta con las autorizaciones ambientales vigentes y que hubo un desarrollador, propietario de 10 lotes y nueve hectáreas, que sin tener las autorizaciones llevó a cabo desmontes".

Además, precisó que desde que se dieron las autorizaciones, en 2005, para urbanizar estas 58 hectáreas, 16 de ellas fueron convertidas, "desde antes del inicio de esta administración", en glorietas, camellones y avenidas.

El procurador ambiental añadió que el gobierno federal invirtió 618 millones en este polígono, a través del Fonatur, y que la mayoría de estos recursos se ejecutaron en el periodo comprendido entre 2006 y 2012, es decir, durante la administración pasada.

Haro reiteró que toda actividad humana genera un impacto ambiental.