Inspecciona Profepa refinería de Pemex en Salina Cruz

La Procuraduría levantó dos actas de inspección, una por derrame de hidrocarburo y la otra en materia de vida silvestre.
El derrame afectó una superficie de nueve hectáreas a la orilla de la laguna superior y 1.9 hectáreas más en la zona de manglares.
El derrame afectó una superficie de nueve hectáreas a la orilla de la laguna superior y 1.9 hectáreas más en la zona de manglares. (Oscar Rodríguez)

Oaxaca

La Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) levantó dos actas de inspección por el derrame de hidrocarburo de la refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex), “ Antonio Dovalí Jaime”, ubicada en el puerto de Salina Cruz, en la zona del Istmo de Tehuantepec, que afectó una superficie nueve hectáreas a la orilla de la laguna superior y 1.9 hectáreas más  en zona de manglar.

El delegado de la dependencia en Oaxaca, Nereo García, informó que una de las actas de inspección corresponde al derrame de hidrocarburo y otra en materia de vida silvestre.

Dijo que como parte de los recorridos que realiza personal de esta Procuraduría desde que se presentó la emergencia ambiental el pasado 21 de octubre, se detectó la impregnación de un residuo aceitoso, brillante, de color obscuro, que desprende un olor característico a hidrocarburo, en una superficie de nueve hectáreas.

Detalló que de acuerdo con Pemex se trata de aceite residual, el cual afectó también 1.9 hectáreas de zona de mangle de las especies: blanco (Launcularia racemosa), negro  (Avicennia germinans) y Botoncillo (Conocarpus erectus), las cuales están  listadas en la  Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, en la categoría de Amenazadas (A).

Abundó que durante el recorrido, realizado con personal técnico de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y Pemex Refinación, se detectó también que en el lugar se encuentran dos cuadrillas, de 70 trabajadores cada una, realizando labores de limpieza.

Indicó que el objetivo de los recorridos en la zona afectada es verificar el cumplimiento de las obligaciones en materia de contaminación de suelo con hidrocarburos.

Cabe destacar que Pemex no tiene cuantificada la cantidad de hidrocarburo liberado durante la emergencia ambiental.

Afirmó que la Profepa estará atenta al restablecimiento de las condiciones originales en esta laguna.

La Profepa reportó que en los últimos 4 años se disparó el número de accidentes ambientales generadas por la operación de la refinería “Antonio Dovali Jaime”, del Puerto de Salina Cruz.

En su informe de Emergencias Químicas,  realizado por la dirección general de Inspección de Fuentes de Contaminación de la misma dependencia, revela que ha sido en este año cuando mayor tipo de accidentes se registraron; la mayor parte de derrames de combustible vertidos al ecosistema.

Informó que del año 2010 a la fecha se han reportado 43 eventos, 41 de tipo terrestre, dos de tipo marítimo, cuatro más por fuga, dos por incendio, dos por explosión y 35 por derrame de combustible.

La misma dependencia sostiene que 2010 fue el año que menos accidentes se registraron, solo un por un evento registrado por la falla de operación de un ducto.

En 2011 se elevó a dos los incidentes reportados por fallas en los ductos, pero en 2012 crecieron las fallas al reportarse desde accidentes tanto en el área de ductos como dentro de la operación de la misma planta procesadora de hidrocarburos como en accidentes terrestres de unidades de motor. Además de que en 2012 a la fecha creció el número de fugas clandestinas. 

Sin embargo, en 2013 y 2014 se reportaron en conjunto 26 eventos, 17 de ellos en los últimos 10 meses.

También se contabilizaron 17 reportes de fuga clandestina en menos de un año y medio de las cuales se notificó se dio vista a la Procuraduría General de la República (PGR).

En su oportunidad, el diputado Gerardo García Henestroza, urgió aplicar una auditoría ambiental a la refinería “Antonio Dovali Jaime”, ante los constantes accidentes ambientales registrados.

La Unión de Comunidades Indígenas de la Zona del Istmo (UCIZONI), demandó a la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa), obligue a Pemex a pagar indemnizaciones a los pescadores y agricultores que han sido víctimas de afectaciones por la fuga de combustible en arroyos y ríos, además de lagunas y zonas agrícolas.