Frena la Profepa relleno de cenote

En la zona se edifica un fraccionamiento sin autorización para cambiar el uso de suelo. El cuerpo de agua dulce afectado tiene 30 metros de diámetro y 10 de profundidad.
Especialistas presentaron la denuncia desde el pasado 16 de julio.
Especialistas presentaron la denuncia desde el pasado 16 de julio. (Fernando Meraz)

Cancún

Inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuraron el relleno de un cenote en la Riviera Maya que lleva a cabo la constructora Maraz Master Development para edificar un fraccionamiento residencial.

El hecho fue denunciado el pasado 16 de julio por espeleólogos que realizan estudios en la zona, quienes alertaron sobre un “atroz ecocidio” en un informe presentado al director de Ordenamiento Ambiental y Urbano Municipal, Eduardo Morentín Ocejo, y turnado a la Comisión Nacional del Agua y la Profepa.

Ninguna de las dependencias tomó medidas inmediatas para evitarlo, pese a la gravedad del cegamiento, que afecta una de las mayores reservas subterráneas de agua dulce del país.

Este fin de semana, ante la presión de medios de información y agrupaciones ambientalistas, Profepa anunció la clausura de la obra mediante un comunicado.

Morentín Ocejo explicó que solo se acordonó el área, pues el municipio no puede hacer más por ser competencia federal.

Los espeleólogos advirtieron que la Profepa debe verificar la clausura y cuantificar los daños al cuerpo de agua dulce subterráneo, así como el desmonte de la zona.

El cenote afectado tiene 30 metros de diámetro y 10 de profundidad y el relleno está casi terminado. El informe de los espeleólogos señala que se vertieron toneladas de escombros en la boca del cuerpo de agua con maquinaria pesada, sin permiso de ninguna autoridad y con aparente tolerancia de la delegación local de Profepa.

En tanto, Profepa informó de la clausura total temporal del predio por la deforestación de 5 mil 964 metros cuadrados, con vegetación de Palma Chit, especie enlistada en 2010 como en peligro de extinción.

Además reportó que el fraccionador no tiene autorización para cambio de uso de suelo en terrenos forestales, que debe emitir la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Informó que se inspeccionó el 22 de julio una denuncia por presunto relleno de un cenote en un predio del municipio de Solidaridad. Los inspectores reportaron remoción de vegetación en un ecosistema de selva, es decir, de cambio de uso de suelo, por lo que se levantó el acta correspondiente.

El documento aclara que, según la normatividad vigente, los cenotes son competencia de la Comisión Nacional del Agua y que en caso de que el cenote esté dentro de un ecosistema costero o Área Natural Protegida, Profepa puede intervenir.