Profepa investiga a minera en Zacatecas por incumplir normas ambientales

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente dio a conocer que se han instaurado cinco procedimientos administrativos a la Minera Peñasquito por incumplir normas ambientales.
Niños observan un caudal que corre por varias comunidades.
Niños observan un caudal que corre por varias comunidades. (Manuel Chacón)

Ciudad de México

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) dio a conocer que se han instaurado cinco procedimientos administrativos a la Minera Peñasquito por relacionadas con su "cumplimiento de las obligaciones ambientales" desde 2013 hasta ahora.

La minera que se ubica en el Municipio de Mazapil, Zacatecas, ha sido señalada de contaminar el agua e la región y a su vez, provocar daños a la salud de los habitantes.

La Profepa reiteró que se ha mantenido la vigilancia regular desde el inicio de las operaciones de la minera en cuestión ambiental e informó que los problemas detectados en materia de impacto ambiental, emisiones a la atmósfera y contaminación de suelos, "han sido resueltos y concluidos después del cumplimiento de diversas medidas ordenadas por esta autoridad".

En un comunicado se precisó que en octubre de 2014, Minera Peñasquito del Grupo GOLDCORP (empresa canadiense), "informó a ésta y otras autoridades sobre el incremento en las concentraciones de selenio y sulfuros en dos pozos de monitoreo de la calidad del agua en el perímetro de su presa de jales, particularmente en el pozo PJ3", pero se aseguró que esto no representó un riesgo para el ambiente.

La empresa tomó "las medidas preventivas necesarias que garantizaran, primero, que no siguieran incrementándose, y segundo, que regresaran a sus niveles originales".

La Profepa también señaló que " la minera, ha implementado las acciones estructurales de seguridad investigaciones geológicas e hidrogeológicas, geotécnicas y geoquímica para determinar la presencia de niveles de selenio y sulfuros, así como establecer las acciones necesarias para su mitigación".

Por último, detalló que a partir de septiembre de 2015 las concentraciones de selenio se han estabilizado u que no implican ninguna afectación ambiental en suelo.