Prevén 80 mil springbreakers en Cancún por Semana Santa

La titular de Turismo de QRoo,  Laura Fernández Piña, dijo que esa cifra representa un aumento de 20 mil visitantes más que el año pasado
Los controladores de mercados se llevaron a los springbreakers a Acapulco, que fue originalmente preferido, pero pro la inseguridad y problemas sociales de Acapulco, los trajeron de nuevo a Cancún.
Los controladores de mercados se llevaron a los springbreakers a Acapulco, que fue originalmente preferido, pero pro la inseguridad y problemas sociales de Acapulco, los trajeron de nuevo a Cancún. (Especial)

Cancún

En las semanas Santa y de Pascua llegarán a esta entidad más de 80 mil estudiantes de Estados Unidos y Canadá principalmente, de vacaciones de primavera o springbreak, informó la secretaria de Turismo Estatal, Laura Fernández Piña.

Dijo que la cifra representa un incremento de 20 mil visitantes más que el año pasado cuando fueron 60 mil jóvenes los que pasaron aquí este periodo, que va dos semanas antes de Semana Santa y Pascua, y dos semanas tras esas fechas, seis semanas de springbreak.

Fernández Piña consideró que este mercado de springbreak evolucionó mucho desde que surgió en 1989 como respuesta a la crisis que generó el huracán Gilberto, un año antes.

Ese año el número de estudiantes turistas llegó a cien mil springbreakers, cuando los mayoristas ofrecieron paquetes a precios muy bajos. Sin embargo, hoteleros y prestadores de servicios protestaron por los abusos de los muchachos que consumían alcohol y drogas en exceso, que en sus países están vedados a menores de 20 años.

Así el número de springbreakers fue decreciendo, en 2003, su número se redujo a 80 mil, en 2004 a 60 mil, en 2005 a 45 mil y así, hasta que en los últimos años se redujo a apenas 25 mil turistas.

Los controladores de mercados se llevaron la fiesta a Acapulco, que fue originalmente preferido. En esta década, la inseguridad y problemas sociales de Acapulco, los trajeron de nuevo a Cancún.

En los años noventas los springbreakers, eran sinónimo de escandalosas fiestas que terminaban en orgías de alcohol, sexo y drogas en público, lo mismo en playas que en discotecas y bares, en los que destrozaban mobiliario e instalaciones en riñas, orinaban en la calle y cometían todo tipo de locuras.

En 2002 y 2003 las autoridades del municipio, la policía y el sector turístico establecieron un Pacto de Civilidad, para frenar excesos de los muchachos.

En muchos hoteles fueron estigmatizados y casi declarados non gratos, por los destrozos que causaban.

Hoy las autoridades informan de conductas permitidas y prohibidas, con folletos que se entregan en el Aeropuerto. Los hoteleros solo permiten beber en fiestas en playas, bares y discotecas de hoteles, sin acceso a locales.

Este año les fueron reservados los hoteles del Grupo Oasis, en donde los mayoristas organizan series de eventos especiales para springbreakers, explicó Laura Fernández Piña.

La funcionaria reitero que espera tener saldo blanco; "la verdad esto ha cambiado mucho en casi dos décadas. El comportamiento, la forma de actuar de la autoridad, empresarios y visitantes, garantizan seguridad para todos".