Pretenden separarse de Olinalá al menos 46 pueblos indígenas

La zona indígena busca formar un nuevo municipio que tendría su cabecera en Temalacatzingo, en la Montaña baja de Guerrero.  

Chilpancingo

Al menos 46 pueblos indígenas pretenden separarse de Olinalá para formar un nuevo municipio que tendría su cabecera en Temalacatzingo, en la Montaña baja de Guerrero.

Ramos Reyes Guerrero, presidente del comité gestor del nuevo municipio, explicó que la inquietud surgió desde 1998, luego de que Temalacatzingo se convirtiera en el punto de encuentro para 46 pueblos náhuatls que tienen poco en común con Olinalá.

Detalló que el grueso de la cabecera de Olinalá es mestizo, razón por la que históricamente las comunidades se han visto marginadas de la toma de decisiones importantes para el municipio.

Indicó que los pueblos nahuatls que plantean la creación del municipio están asentados en una extensión territorial de 13 mil hectáreas, por lo que hay condiciones suficientes para señalar que tienen sustentabilidad, pues tienen forma de producir lo necesario para la subsistencia.

Agregó que son poco más de 17 mil los habitantes que se incorporarían al nuevo municipio, casi todos ellos de origen indígena, quienes en la práctica se han regido bajo el sistema de usos y costumbres, lo que también contraviene la práctica política y organizativa que prevalece en Olinalá.

El asunto ya está en la Comisión de Asuntos Políticos del Congreso local, por esa razón es que una delegación de comisarios, comisariados y promotores se trasladaron hacia Chilpancingo para solicitar a los diputados que agilicen el trámite.

Tan marcadas son las diferencias entre la cabecera y los pueblos que se organizan en torno a Temalacatzingo, que al momento de surgir la autodefensa de octubre 2012 con Nestora Salgado García, los grupos de civiles armados se adhirieron a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), mientras que la zona indígena creó su propio sistema de seguridad y lo denomino Policía Ciudadana y Popular (PCP).