Prestó Estrella Blanca 13 meses autobuses a normalistas

El vocero de los padres de los 43 jóvenes dijo que había un acuerdo con la empresa para que les facilitara 10 autobuses por semana a los jóvenes a fin de evitar que los tomaran a la fuerza.

Chilpancingo

Durante 13 meses, la empresa Estrella Blanca facilitó a los estudiantes y padres de familia de la Normal Rural de Ayotzinapa un promedio de 10 autobuses semanales para que se desplazaran hacia diferentes partes del estado y del país, la culminación del acuerdo generó la violencia del miércoles 11 de noviembre en el libramiento a Tixtla.

Felipe de la Cruz, vocero de los padres de los 43 jóvenes desaparecidos durante la noche del 26 de septiembre, comentó que luego de los ataques de Iguala, la empresa Estrella Blanca ofreció un acuerdo que iba en el sentido de facilitar un promedio de 9 a 10 autobuses por semana para evitar que los tomaran por la fuerza.

Dicho acuerdo permitió que la toma de unidades de transporte foráneo permaneciera como un elemento constante de confrontación.

Sin embargo, la semana pasada, poco más de trece meses después de firmado el convenio con los gerentes de Estrella de Oro en Guerrero, los directivos en la ciudad de México ordenaron que se suspendiera el préstamo de los autobuses.

El argumento de la compañía para tomar la determinación, de acuerdo al abogado Vidulfo Rosales, fue que se está en temporada alta y Estrella Blanca necesita de todos sus autobuses, sin embargo, eso no se argumentó el año pasado, cuando los hechos del 26 de septiembre estaban recientes.

La suspensión dijo, coincidió con la llegada del nuevo gobierno, lo que habla de un endurecimiento del Poder Ejecutivo local y del sector empresarial en contra del movimiento social.

Para la mañana del miércoles 11 de noviembre, en el plantel solamente había nueve unidades, razón por la que padres de familia y estudiantes acordaron conseguir más, ya que debían movilizar contingentes numerosos hacia la ciudad de México el próximo 26 de noviembre, cuando se desarrollen la acción global a favor de Ayotzinapa.

Por eso acordaron trasladarse hacia Chilpancingo y apostarse en la entrada norte, con la intención de interceptar a los autobuses foráneos que ingresaban a la ciudad.

Ya estando ahí resolvieron tomar en su poder la pipa de doble remolque con más de 64 mil litros de gasolina propiedad de la gasolinera carreto, pues necesitaban abastecer los autobuses en el traslado hacia la capital del país.

Tanto padres de familia como estudiantes de la Normal Rural sostiene que será inminente volver a recurrir a la toma de unidades, ya que las necesitan para viajar al Distrito Federa y tomar parte de la acción global programada para el 26 de septiembre.