Presentan queja en Derechos Humanos contra alcalde de Tixtla

Victoriano Iglesias Alarcón, presidente del Comisariado de Bienes comunales de Atliaca dijo que fueron detenidos y obligados a firmar una minuta de acuerdos.
Archivo Milenio
(Milenio)

Chilpancingo de los Bravo

Representantes de los Bienes Comunales de Atliaca anunciaron la presentación de una queja ante Derechos Humanos contra el alcalde de Tixtla, por la forma en que los detuvieron y obligaron a firmar una minuta de acuerdos durante la jornada del jueves.

Victoriano Iglesias Alarcón, presidente del Comisariado de Bienes comunales de Atliaca, viajó hacia Chilpancingo acompañado de parte importante de la estructura de dicho órgano de gobierno para hablar sobre lo ocurrido la jornada del jueves.

Aclaró que Atliaca nunca se opuso a que las aguas de la Laguna Negra fueran bombeadas hacia su zona de influencia, pero aclaró que siempre se buscó la manera de evitar que el problema sanitario de Tixtla creciera hacia los pueblos.

Por eso, planteó que antes de mandar el líquido se tratará adecuadamente, que se evitará canalizar hacia allá el drenaje de la ciudad y que se delimitara muy bien el tiempo en que se desarrollaría envío.

La intención era sostener una reunión colectiva, en donde se plantearan las inquietudes, se despajara cada una de las dudas y se respectara lo acordado.

Sin embargo manifestó que las autoridades municipales, principalmente el síndico David Martínez Valadez manipularon a un grupo de damnificados sin representatividad y junto con la policía intentaron obligarlos a firmar una minuta de acuerdos.

Por eso los detuvieron sin elementos, los llevaron a la barandilla municipal y los obligaron a dar a conocer el respaldo hacia el bombeo.

Sin embargo, Iglesias Alarcón manifestó que en Atliaca no están conformes y por eso demandaron una nueva reunión con las autoridades municipales y los representantes de los asentamientos humanos afectados por la inundación.

“Nos hablaron los líderes de los comités de damnificados de Tixtla y nos han dicho que los que fueron a la carretera para agredirnos no representan a nadie, que quieren hablar con nosotros para trabajar un acuerdo serio”, apuntó.

Sin embargo el bombeo ya comenzó y sostuvo que de inmediato comenzaron a manifestarse los problemas.

En la ruta que sigue la barranca por la que se canaliza el agua bombeada desde la Laguna Negra operan 140 tabiqueras, sus trabajadoras utilizan el agua de la zona para elaborar su producto y con el agua contaminada se exponen a diferentes enfermedades de la piel.

Si los manantiales ubicados a cien metros de la barranca se contaminan, los peones de las tabiqueras ya no van a tener agua para consumo humano, lo que parará de manera definitiva las actividades en el área.

“El agua está sucia porque ya dejaron de clorarla, huele tan mal que los animales de crianza no quieren tomarla y se nos pueden morir, no queremos que entre la población se generen cuadros de diarrea o cólera, por eso insistimos en que los acuerdos se firmen y se cumplan”.

La mañana del viernes los comuneros de Atliaca acudieron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Coddehum), ahí presentaron una queja contra el director de Seguridad Pública Rubén Reyes Cepeda, quien ordenó su detención la jornada del jueves sin que hubiera la comisión de un delito.

La denuncia alcanza al sindico David Martínez Valadez y también al presidente municipal Gustavo Alcaraz, porque respaldaron la salida violenta y la retención ilegal.

No descartaron la posibilidad de que el asunto llegue hasta el Congreso local.