Ponen a la venta el Teatro de la República de Querétaro

En 1851 inicialmente pertenecía al municipio de Querétaro, pero al quedarse sin recursos en su construcción recurrió a la iniciativa privada para la construcción. 

Querétaro

A 8 meses del centenario de la promulgación Constitución Federal, la Fundación Josefa Vergara y Hernández tomó la determinación de poner a la venta el Teatro de la República, testigo de innumerables hechos históricos.

Para ello están solicitando un monto de 100 millones de pesos, confirmó el gobernador Francisco Domínguez Servién.

Dijo que fue la propia junta de Asistencia Privada quien le hizo la notificación, por lo que además, ya la ofreció al gobierno federal para que pueda adquirirla, pero ello, depende de los recursos que tenga disponibles.

“Es de la Fundación Josefa Vergara, se han acercado con el gobierno del estado, lo están poniendo en venta con un valor de 100 millones de pesos, le estoy pidiendo al presidente que lo compre la federación y yo espero que se pueda hacer. Al Presidente (Enrique Peña Nieto) le gusta la idea, pero bueno, la cosa es que está limitado y vamos a ver”.

El Teatro de la República ubicado en las calles de Hidalgo y Juárez en el Centro de la Ciudad no es un bien público, sino privado, que si bien lo administra el Gobierno del estado, pertenece oficialmente a la Fundación Josefa Vergara y Hernández.

En 1851 inicialmente pertenecía al municipio de Querétaro, pero al quedarse sin recursos en su construcción recurrió a la Iniciativa Privada para que transformara una casona vieja en el Teatro Iturbide.

Según reportes históricos como el dinero lo aportó Doña Josefa Vergara y Hernández, se quedó como su propiedad y a su muerte en su testamento legó sus bienes a la beneficencia pública y nombró de albacea al Ayuntamiento.

Fecha desde la cual, ni el municipio ni el gobierno del estado, ha proporcionado ingresos por algún arrendamiento, aunque en el Registro Público de la Propiedad se encuentra a nombre de la fundación, ésta no ha tomado posesión, aunque el Poder Ejecutivo del estado, es quien  le da mantenimiento.

Milenio trató de localizar al presidente y al director de la Fundación Josefa Vergara y Hernández, sin embargo, sus asistentes mencionaron que se encontraban fuera de la ciudad y regresarían el próximo lunes.

Testamento perdido

El testamento de Josefa Vergara y Hernández, benefactora de Querétaro que en el año de 1805, dejó todos sus bienes para beneficio de los pobladores de la entidad, entre los que se destaca el Teatro de la República, recinto donde se promulgó la Constitución mexicana en 1917, se encuentra extraviado, y en la Legislatura se desconoce la información correspondiente, publicó en su momento Milenio.

De acuerdo con el ex diputado local Jaime Zúñiga Burgos se recuperó el documento hace más de 25 años  cuando era gobernador de la entidad, Mariano Palacios Alcocer, actualmente presidente nacional del PRI.

Palacios Alcocer junto con Jaime Zúñiga entregaron a la Legislatura local este documento del que actualmente se desconoce su paradero de valor incalculable, y en la Cámara de Diputados se comprometieron a “buscar la información”, sin que se entregara cuando se le solicitó.

En tanto, que el presunto robo del testamento de Josefa Vergara, principal benefactora de esta ciudad, es un delito federal, señaló el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en la entidad, Diego Prieto, por lo que el  INAH investigará cómo se perdió el testamento del año 1809 de Josefa Vergara, porque se trata de robo a un "monumento histórico", como lo establece la legislación federal en la materia.

En el documento signado en 1809 Josefa Vergara dona a la ciudad más de un millón de pesos en bienes muebles e inmuebles, así como efectivo, en el mismo hay instrucciones precisas para que su legado se utilizara en el primer alumbrado público de la ciudad, en la creación de hospicios y la construcción de una casa de empeño, que aún funcionan.

Además, en su testamento libera a sus esclavas, con lo que se adelanta a su tiempo, porque aún no se abolía la esclavitud en este país.

Es precisamente en ese documento donde deja instrucciones precisas sobre la creación de hospicios, una casa de empeño y otorga donaciones a conventos.