Anuncia empresa de EU panteón submarino en arrecifes de Cancún

El costo del servicio fúnebre para cenizas es de 3md más impuestos, sujeto a la calidad de la urna, embarcación seleccionada y detalles adicionales. En Acapulco ya funciona un camposanto similar.
La empresa Eternal Reefs asegura que tanto en Cancún como en Acapulco cuenta con los permisos de la Secretaría de Marina.
La empresa Eternal Reefs asegura que tanto en Cancún como en Acapulco cuenta con los permisos de la Secretaría de Marina. (Especial)

Cancún

Una empresa estadunidense de pompas fúnebres anunció la apertura de un cementerio submarino junto al Arrecife Mesoamericano, con autorización de la Secretaría de Marina.

El servicio incluye un funeral con recorrido en yate de los dolientes, servicio de bebidas y alimentos y grabación de un video del acto, según la publicidad desplegada.

"La manera perfecta de despedir a un ser querido es reintegrarlo a la naturaleza y apreciando como ésta lo convierte en vida. Este evento se complementa con un merecido homenaje, sobrio, distintivo que marque los tiempos de nuestra vida. Es agradecer y reconocer a nuestros seres queridos todo lo que hicieron por nosotros y nuestra gran oportunidad de hacer algo para ellos", explica la empresa.

Agrega: "Ser parte del mar, mediante un homenaje, experimentando la generación nueva de vida a través de un arrecife o simplemente formando parte del mismo es en si una ceremonia digna de celebración".

La empresa Eternal Reefs asegura que en Acapulco funciona ya un camposanto similar, en una extensión bajo el agua de 20 hectáreas, en donde obtuvieron permiso de la Secretaría de Marina "para depositar estructuras de concreto para erigir arrecifes artificiales".

El permiso fue aprobado en agosto de 2009, pero llama la atención de organizaciones ambientales que al parecer no tiene aval de ninguna institución científica, sino de ese consorcio privado, que lo emplea para sepultar humanos. Como supervisor de la empresa aparece el biólogo Isaac Rodríguez Maya.

Las obras se iniciaron casi un año después en la zona llamada Ensenada Rodrigo, frente a la costa de Acapulco. La empresa, que dirige Eduardo Padilla Sáenz, asegura tener también todos los permisos de la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat).

La creación del "arrecife artificial" tampoco ha sido supervisada por autoridades ambientales, ni organismos científicos, ni académicos, con acervo especializado en cuestiones ambientales.

Sin embargo, la publicidad asegura que "Inmemoriam, es empresa mexicana consciente de la necesidad de plantear alternativas y opciones, con apego a estándares ambientalistas, que ofrece servicio profesional de disposición de cenizas de restos humanos, con alta calidad, seriedad, impacto ecológico favorable, y con mínima afectación emocional como los rituales tradicionales".

El cementerio submarino Eternal Reefs --Arrecifes Eternos, en español, es operado en México por la filial registrada como Inmemoriam SA de CV, e instala en aguas de Acapulco "estructuras de concreto", que en realidad son criptas submarinas con las cenizas de sus clientes.

En su sitio web señala: "Eternal Reefs está disponible en el Océano Pacífico, frente al hermoso Acapulco, México y otros lugares permitidos para crear Arrecifes Eternos, aprobados en aguas mexicanas".

El costo del servicio fúnebre para cenizas se cotiza en tres mil dólares, más impuestos.

La oferta incluye "la recepción de los restos cremados; permisos oficiales, documentación e informes requeridos para el caso, selección, transporte y colocación de los restos cremados en el "Arrecife Eterno'; placa de identificación del finado.

"Además se entrega un álbum de fotografías del funeral, y el certificado de colocación y dedicación, con las coordenadas marcadas con un Sistema de Posicionamiento Global o GPS –sus siglas en inglés".

Los deudos reciben asimismo un disco compacto con la música que acompaña el trayecto. Los dolientes son atendidos con un servicio de catering con refrigerios, café, refrescos y las bebidas que apetezcan durante la travesía en el yate, flores, y los oficios de un ministro religioso, si esto es solicitado.

La cotización de tres mil dólares esta sujeta a la calidad de la urna, la embarcación seleccionada, y los detalles complementarios del funeral.

"Familiares y amigos del finado tienen oportunidad de externar sus sentimientos y la alegría de saber que su ser querido iniciará una nueva vida. Posteriormente, tras recibir la urna, con forma de una concha marina, y tenerla en las manos para despedirla, la entregan de manera respetuosa y afectiva al mar".

En el agua un buzo espera la urna o La Perla –como menciona la publicidad—para colocarla en una cripta submarina previamente sumergida,"que tiene un diseño especial para generar nueva vida marina", elaborada con cemento hidráulico, pesa 300 kilos, los que impide que se desintegre por las corrientes marinas.

Otro modalidad de este servicio fúnebre, cuyo objetivo de mercado es Estados Unidos, es la dispersión de las cenizas directamente en el mar, a un costo base de 650 dólares más impuestos.

También este servicio comprende recepción de los restos cremados, permisos oficiales, documentación y licencias para dispersar las cenizas; traslados terrestres y marinos al sitio permitido; fotografías de la ceremonia, certificados y dedicatoria, con el mapa GPS con las coordenadas del punto exacto donde se realizó la ceremonia.

Las cenizas no son arrojadas al aire, sino disueltas en las aguas con urnas que se degradan lentamente en el fondo marino, elaboradas con alto grado de responsabilidad y respeto al medio ambiente, con elementos biodegradables. Estas urnas son depositadas a 20 metros de profundidad, a distancia mínima de tres millas náuticas de la costa.