Policías en paro toman centro de control en Oaxaca

El secretario de Seguridad Pública de Oaxaca, Alberto Esteva Salinas, dijo que entre las personas que tomaron el C-4 se encuentran líderes de las protestas que llevaron al paro de policías.

Oaxaca


En el noveno día de paro de la policía estatal, un grupo de encapuchados se apoderó de las instalaciones del centro de control y comando del sistema de video vigilancia C-4, de la sede administrativa de la Secretaría de Seguridad Pública estatal (SSP) desalojó al personal que laboraba en las instituciones.

La versión fue confirmada a través de las redes sociales por el Secretario de Seguridad Pública estatal, Alberto Esteva Salinas, quien precisó que la irrupción fue agresiva.

En el C-4 los inconformes arribaron cubiertos del rostro y en la segunda toma acudieron utilizando los uniformes de la corporación.

En ambas tomas los policías paristas, taparon con trapos y sellos las cámaras de video seguridad y utilizaron grúas para apoderarse de los vehículos de los principales mandos.

También fueron ocupados por los manifestantes las instalaciones de la Policía Industria Bancaria y Comercial (PABIC), que fueron selladas por los inconformes.

Las instalaciones que tuvieron una inversión de 56 millones de pesos y donde operan unas 230 cámaras de video seguridad, además del Call Center de emergencias fueron inauguradas el pasado mes de mayo por el gobernador Gabino Cué y se distingue por ser operada por policías sordomudos.

Los policías mantienen bajo su control desde hace 9 días el Cuartel de la Policía estatal, donde tienen retenidas armas, y patrullas.

ATAQUES EN REDES SOCIALES

Una noche anterior en las redes sociales y a través de su cuenta de Twitter el Secretario de Seguridad Pública estatal, Alberto Esteva Salinas, lanzó ataques contra algunos diputados locales a los que acusó de estar detrás del paro de policías estatales.

En su dicho el mando abundó que el paro fue financiado con una bolsa de 100 mil pesos.

Señalo como responsables del paro al diputado Fredy Gil Pineda, del PRI, al que acusó de haber creado un grupo de autodefensa y de estar molesto por la detención de algunos de sus colaboradores, detenidos por las fuerzas estatales de seguridad cuando se infiltraron en el movimiento de normalistas y pretendieron quemar vehículos frente a las instalaciones del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

También señaló al diputado panista Gerardo García, al que acuso de no aplicar los fondos para poner en C-2 cuando fue alcalde de Salina Cruz.

Los diputados también le respondieron al mando policial y le pidieron evitar los ataques.

Apenas el domingo los legisladores de la Comisión de Protección Ciudadana y Seguridad de la Legislatura local, demandaron a la federación el traslado de tropas de la Gendarmería Nacional para hacer cargo de la seguridad en la entidad, al no lograrse conjurar el paro de policías estatales.

En tanto, el gobierno de Oaxaca lanzó un exhorto a los uniformados para que se replieguen, levanten el paro y se reincorporen a sus labores, de lo contrario se aplicaran sanciones.

En el mismo comunicado se rebela que hay un grupo de infiltrados detrás del movimiento policial.