Repliegue de policías ciudadanos evita división de UPOEG en el Valle

Tras la reunión de cinco horas, afianzan acuerdos para mantener unida la organización. El próximo 9 de mayo habrá otro encuentro para revisar los expedientes de quienes forman parte de la PC.

Chilpancingo

Con el repliegue de dos grupos que estaban a punto de la confrontación, la Policía Ciudadana (PC) de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) intenta frenar la división del movimiento de autodefensa que opera en los ocho pueblos del Valle, microrregión perteneciente a Chilpancingo.

La jornada del viernes 2 de mayo, representantes del Valle y el dirigente de la UPOEG, Bruno Placido Valerio sostuvieron una reunión que se prolongó durante casi seis horas en la cabecera municipal de Tierra Colorada.

Buscaron un espacio neutral para evitar que creciera la polarización entre los grupos de policías ciudadanos de Ocotito y Buena Vista, que desde varias semanas enfrentan un proceso de división.

La reunión fue reclamada públicamente al dirigente de la Unión de Pueblos, lo mismo a través de medios de comunicación formales que de redes sociales y mantas colocadas en espacios públicos.

El factor Gonzalo

Desde comienzos de abril, habitantes del Ocotito solicitaron que Bruno Plácido se presentará a dialogar con ellos sobre varias irregularidades cometidas por el coordinador regional Gonzalo Torres Valencia.

Acusaron a Torres Valencia de no rendir cuentas claras en torno al decomiso de vehículos, caballos finos, ganado, armas y dinero en efectivo, los que se han asegurado a grupos de delincuentes partir del 23 de enero, cuando la Policía Ciudadana (PC) llegó a la zona del Valle.

También denunciaron la liberación injustificada de presuntos delincuentes detenidos por la PC, en acciones realizadas en las noches y con el amague de desatar una confrontación.

La noche del jueves 1 de mayo, los representantes esperaban que Bruno Plácido dialogara con ellos en la base instalada en el Ocotito, sin embargo, este no acudió y encabezó una reunión alterna con Gonzalo Torres y un grupo de cercanos en el centro de la misma población.

El mediodía del viernes 2 de mayo, representantes del Valle se trasladaron a la cabecera municipal de Tierra Colorada para reunirse con Bruno Plácido y la estructura de la UPOEG, se citaron a las 10:00 pero llegó poco antes del las 12:00 horas.

De los acuerdos

Sin medios de comunicación, comisarios y representantes del Valle dialogaron a puerta cerrada en un salón de fiestas. Pactaron que los grupos de policías ciudadanos del Ocotito y Buena Vista se replegaran y que sus bases sean ocupadas por sus homólogos del municipio de Tierra Colorada, que son ajenos al conflicto y mantienen una postura imparcial.

El repliegue de los confrontados y la llegada de los neutrales se desarrollaría en el transcurso de la tarde-noche del viernes, mientras se inicia un proceso de depuración de cada uno de los grupos existentes, para que sean los pueblos interesados los que definan en asamblea quienes permanecen dentro del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SSJC).

Mientras los ánimos bajan, se tiene programada una reunión más para el próximo 9 de mayo con la intención de dar espacio a la revisión de los expedientes de quienes forman parte de la PC.

Reconoció que el riesgo de división lo generó la integración de grupos de Policía Ciudadana con criterios políticos, además de que se generaron espacios que permitieron la sospecha de que algunos delincuentes estaban infiltrando a la organización.

Por eso, dijo que ya no se permitirá que haya policías que operen sin el respaldo de las asambleas comunitarias, lo que permitirá dejar atrás las sospechas.