Policía reporta saqueos y vandalismo en Oaxaca

En el reporte de la Comandancia Regional del Istmo con base en El Espinal, Juchitán, se informó que un grupo de 50 personas rompieron vidrios y abrieron las cortinas de algunas tiendas.

Oaxaca

La Comandancia Regional del Istmo con base en El Espinal, Juchitán, dio a conocer que ayer por la noche al menos 50 personas rompieron cristales de la tienda Walmart, Telcel de Salina Cruz y Coppel, a las cuales entraron por la fuerza.

El C-4Istmo informó que otro grupo de 40 personas, a bordo de ocho vehículos, causaron destrozos en los comercios Morado, Prenda Mex, Esteren, Lula
Bisutería, Amor Cosméticos, Chicago Tenis, Al móvil, Mobo, Maxim, y
Óptica América y en algunos se llevaron mercancía; el personal de la
Agencia Estatal de Investigación realizó la detención de dos personas
así como la Policía Municipal aseguró a otras, sin precisar el número.

En el informe, al que tuvo acceso MILENIO, se reportó que en la capital del estado, un grupo de hombres rompieron los cristales del Hotel Márquez
del Valle.

En otro punto de la ciudad, en la tienda Coppel, ubicada en Santa Rosa Panzacola, fue abierta y saqueada, lo mismo que algunas tiendas de conveniencia.

Ayer, tras el enfrentamiento entre fuerzas federales y estatales con integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y otras organizaciones, el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, dijo que solicitó el apoyo del gobierno de la República para preservar las libertades, el Estado de Derecho y la protección de los oaxaqueños.

"Se trata de una serie de actos desmesurados de inconformidad, que durante 35 días han conculcado los derechos fundamentales de las y los oaxaqueños, además de poner en riesgo la vida y el patrimonio de la sociedad".

Como ejemplo, señaló que durante más de un mes, han sido recurrentes los cierres carreteros en 37 puntos estratégicos del territorio oaxaqueño, afectando de manera grave los procesos de abasto de insumos de primera necesidad para el consumo de las y los oaxaqueños; así como generar graves pérdidas en materia turística, en los procesos comerciales del Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca y en la actividad productiva que se realiza en las ocho regiones de Oaxaca.