Podría concluir toque de queda en Apaxtla el miércoles

El alcalde dijo que con esta medida la violencia cesó, aunque dijo que se mantendrá la vigilancia armada sobre las cuatro entradas de la ciudad.

Chilpancingo

Con el objetivo de reactivar la vida económica del municipio, el cabildo de Apaxtla analiza la posibilidad de terminar el toque de queda impuesto desde la noche del 15 de noviembre.

Vía telefónica, el presidente municipal Efraín Peña Damasio aseguró que el toque de queda implementado desde la noche del 15 de noviembre arrojó buenos resultados, pues la violencia cesó y la población actualmente vive una etapa de tranquilidad.

Por eso, el próximo miércoles convocará al cabildo en pleno para revisar los resultados y tomar una decisión respecto al toque de queda, aunque anticipó que sugerirá disminuir la restricción a partir de que la alerta máxima ya pasó.

Precisó que no se caerá en excesos de confianza y que en consecuencia, se mantendrá la vigilancia armada sobre las cuatro entradas de la ciudad, siempre en comunicación constante con la policía estatal y el personal del Ejército que patrulla la carretera que comunica con Teloloapan.

También se pedirá a la sociedad que ayude al municipio no consumiendo grandes cantidades de alcohol ni permaneciendo en las calles hasta altas horas de la noche, para que haya un control y no se generen incidentes que terminen con la tranquilidad.

"Esta es una etapa navideña en donde la gente quiere vender un poco más; entonces vamos a darles un mayor margen de libertad en cuanto a los horarios, pero recordándoles que debemos ver por el bien de nuestro pueblo", apuntó.

Indicó que las medidas preventivas no se pueden descuidar, ya que es claro que los grupos delictivos expulsados por el Movimiento Ciudadano por la Seguridad hará lo posible por regresar, situación que no se debe permitir.

Reconoció que en otros municipios, los alcaldes lejos de coordinarse confrontan a las policías comunitarias y los grupos de autodefensa, sin embargo ratificó su simpatía con la organización de los ciudadanos.

"Este es un movimiento sano. El pueblo es el que manda y nosotros somos los que obedecemos; si el pueblo es el que decide ir en ese camino nosotros no podemos estar en su contra. Debemos estar a su lado, luchando porque se busca la tranquilidad".

Insistió: "Si la lucha es justa, creo que nosotros tenemos la responsabilidad de respaldarlos".

En todo caso, dijo que una vez que se apruebe el decreto que dará vida a la nueva Policía Rural, los integrantes del movimiento que decidan sumarse a la nueva corporación lo habrán de hacer, ya que en ese municipio ven con simpatía lo aprobado por el Congreso local la jornada del jueves 28 de noviembre.

"Nos vamos a incorporar a dicho proyecto y con eso ya no estaremos en la ilegalidad", sostuvo.