Pobladores se niegan a consumir agua de afluentes de Sonora

Sale muy caro a los municipios apoyar con el líquido, reprocha el alcalde de Aconchi.
El derrame de ácido sulfúrico ocurrió hace casi seis meses.
El derrame de ácido sulfúrico ocurrió hace casi seis meses. (Héctor Téllez)

Hermosillo

El abasto de agua para consumo humano y doméstico sigue siendo el problema más grave que enfrentan los municipios afectados por el derrame de tóxicos de la mina Bellavista del Cobre en el río Sonora, ocurrido en agosto pasado.

El alcalde de Aconchi, Pedro Lugo, aseguró que son falsas las afirmaciones del vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, sobre que el servicio de agua para 22 mil habitantes ya fue restablecido “sin ningún problema.

“Es (el abasto de agua) el problema más grande que tenemos y el reclamo más grande de la gente, que no hay confianza para el consumo del agua; nos está saliendo muy caro a los ayuntamientos apoyar con el líquido”, dijo.

El munícipe señaló que el problema está generalizado en toda la zona y que no hay confianza en las autoridades, además de que la población no consume el líquido de los pozos, pese a que están funcionando.

“Los pozos están funcionando, pero la gente no consume el agua; nosotros los tenemos que apagar porque se llenan las pilas; los ayuntamientos tenemos que surtir agua (embotellada) en los barrios y las colonias, y esto nos sale muy caro”, indicó.

Respecto a las indemnizaciones para las personas afectadas, Lugo aseguró que muchas no han recibido los apoyos y que desde el 18 de enero fueron cerradas las mesas para el levantamiento de padrones de los lugareños dañados por el derrame de la mina propiedad del Grupo México.

Aseguró que en los siete municipios hay reclamos, porque hay pobladores que no han sido inscritos en las listas para la entrega de indemnizaciones. “Hay mucha gente que ha quedado fuera, hace 10 días levantaron las mesas y no hay a quiénes entregarles los documentos”, dijo.

Lugo también refirió que solo en el municipio de Aconchi unas 400 jefas de familia quedaron fuera del padrón y que algunos apoyos fueron entregados con criterios políticos y partidistas.

Expuso que en el municipio de Ures, el más cercano a la capital de Sonora, se ha gestado un movimiento contra los ex diputados locales del PRI Víctor Martínez, Rubén Rivera Galindo y Jorge Gastélum, a quienes acusan de haber sido favorecido con sumas millonarias.

“La gente está muy molesta, se dice que a liderazgos del PRI se les autorizaron cantidades muy grandes y sin ser supervisadas, con topes arriba de lo que marca el fideicomiso; incluso algunas personas han reconocido que se les dio cantidades por arriba de los establecido”, expresó.

El presidente municipal insistió en que la situación en el río Sonora sigue siendo la misma, porque la gente desconfía de los dictámenes de las autoridades y no está consumiendo el agua.

“Esta persona (el vocero presidencial) no conoce la realidad del río Sonora; el anuncio va a causar mucho malestar, sencillamente porque es falso lo que dijo Eduardo Sánchez”, finalizó.

:CLAVES

REMEDIACIÓN

A casi seis meses del derrame de 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico en los ríos Sonora y Bacanuchi, la Secretaría del Medio Ambiente anunció la remediación de un primer tramo de 30 km.

 “Inicia la segunda fase, la remediación ambiental con cargo al Fideicomiso Río Sonora constituido con 2 mil millones de pesos apostados por Grupo México”, dijo el vocero de Presidencia.

El titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Guillermo Haro, dijo que antes del 15 de febrero quedarán establecidos los montos de las sanciones contra la empresa.