Plantea AMLO que el gobierno federal de trato preferencial a Guerrero

El político tabasqueño se comprometió a gestionar más apoyos para beneficiar a la población damnificada, al tiempo que urgió que los apoyos lleguen a quien lo necesita.
Andrés Manuel López Obrador insistió en que se cree una partida presupuestal especial para atender a damnificados y para obras que eviten nuevas inundaciones.
Andrés Manuel López Obrador insistió en que se cree una partida presupuestal especial para atender a damnificados y para obras que eviten nuevas inundaciones. (Rogelio Agustín Esteban)

Tixtla

El dos veces candidato a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador visitó la zona inundada de la laguna de Tixtla, se pronunció porque el gobierno federal de un trato preferencial a Guerrero.

El líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) constató los daños provocados por la tormenta tropical Manuel y manifestó su respaldo a la población damnificada.

 “La verdad es que da mucha tristeza ver esta situación, la gente está afectada desde hace ya dos meses y el problema sigue”, expresó el dirigente.

Los pobladores se quejaron de la falta de apoyos y la forma en que estos se entregan; aseguraron que los familiares del presidente municipal Gustavo Alfredo Alcaraz Abarca son los principales beneficiarios, a pesar de que no son damnificados.

Ante esta queja, López Obrador se comprometió a gestionar más apoyos para beneficiar a toda la población afectada.

También urgió que los apoyos lleguen a los verdaderos damnificados: “Hay que buscar la manera en que la ayuda llegue a quienes lo necesitan y que no se roben el dinero los que no están afectados y mucho menos los políticos corruptos”.

El líder del Morena insistió en la necesidad de crear una partida presupuestal especial para atender a los damnificados y para la construcción de obras que eviten nuevas inundaciones.

Subrayó que actualmente la Cámara de Diputados mantiene en discusión la aprobación de dicho presupuesto, por lo que espera que exista una partida especial para Guerrero al ser el estado más dañado.

Sobre la posibilidad de que los apoyos destinados para atender la contingencia se utilicen con fines partidistas, Obrador confió en que la población damnificada no se dejará engañar, aunque resaltó la necesidad de vigilar la aplicación de los recursos.

“Peña no da la cara”

La población damnificada de Tixtla criticó que el presidente de la República, Enrique Peña Nieto no visitó el municipio en ninguna de las varias ocasiones que estuvo en Guerrero y tampoco permitió el acercamiento. 

Al respecto Andrés Manuel López Obrador subrayó que el gobierno federal es el primer responsable de atender a la ciudadanía.

“No están haciendo su trabajo, el principal responsable de velar por el pueblo es Enrique Peña Nieto”, aseguró.

Dijo que el afán de culpar a los gobiernos estatal y municipal de las contingencias es parte de una estrategia de la federación para deslindarse de responsabilidades.

“Lo que pasa es que nos tienen acostumbrados a echarle la culpa siempre a la autoridad de abajo, pero realmente el principal responsable es Peña Nieto”, reiteró.

López Obrador anunció la visita a más municipios guerrerenses afectados por las lluvias, tan pronto termine la lucha por la defensa del petróleo.

“Hay mucha gente que está en contra, la mayoría del pueblo de México no quiere la privatización”, señaló.

Por ello, dijo, el Morena encabezará y participará en movilizaciones pacíficas tan pronto inicie la dictaminación de la reforma energética.


Los damnificados

Calles inundadas de lodo podrido, agua estancada, basura, animales muertos y casas a punto de desplomarse fue el escenario que Andrés Manuel López Obrador encontró en Tixtla durante su visita.

“¿Por qué no vino antes, cuando estábamos peor?”, le cuestionó uno de los vecinos.

“No vine antes porque tenía otras cosas qué hacer, pero lo importante es que ya estoy aquí”, respondió el líder del Movimiento de Regeneración Nacional.

Mientras Obrador recorría una de las calles afectadas, doña Guadalupe Pérez Navarro sacaba con una cubeta el lodo que aun inunda su casa.

Andrés Manuel pasó de largo, ante el descontento de la mujer damnificada.

“Yo creí que se iba a detener”, reprochó posteriormente.

En la vivienda de Guadalupe Pérez Navarro habitaban otras tres personas; en la parte trasera de la casa había una especie de vivero donde sembraban hortalizas y plantas de ornato para la venta, además de gallos de pelea y gallinas ponedoras.

Cuando la Laguna Negra se desbordó, todos huyeron de la vivienda, excepto las gallinas y gallos enjaulados que perecieron bajo el lodo que inundó la casa.

Hoy día sólo quedan esqueletos y plumas en las jaulas.

“Lo perdimos todo, absolutamente todo”, lamentó la damnificada.