Piden investigar y sancionar a funcionarios que autorizaron Dragon Mart

Profepa solicitó al órgano interno de control de Semarnat investigar a funcionarios y ex funcionarios por haber absuelto al proyecto Dragon Mart de responsabilidad en materia de impacto ambiental.
La Profepa impuso como medida de seguridad la clausura total del proyecto Dragon Mart.
La Profepa impuso como medida de seguridad la clausura total del proyecto Dragon Mart. (@PROFEPA_Mx)

Cancún

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) pidió al órgano de control interno de Semarnat investigar y suspender temporalmente a funcionarios de la delegación que aprobaron resoluciones a favor del Dragon Mart Cancún, clausurado el 27 de enero.

En un comunicado difundido por la delegación en Quintana Roo solicitó revisar a detalle las autorizaciones de ese proyecto para constatar su legalidad y deslindar eventuales responsabilidades legales.

El titular de Profepa, Guillermo Haro Bélchez, explicó al órgano de control de Semarnat que su dependencia interpuso en el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, dos juicios de lesividad "para nulificar actuaciones cuestionables jurídicamente".

El texto señala que "funcionarios en activo y ex funcionarios de la delegación federal de Profepa, eximieron indebidamente al proyecto Dragon Mart de toda responsabilidad en materia de impacto ambiental y forestal".

Se informó que en un estudio recientemente realizado con participación de Semarnat y organismos especializados, como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), confirmaron que el predio El Tucán –en donde se ejecutaba el proyecto-- es terreno forestal.

También fue reconocido "ecosistema costero" y "zona de refugio de aves catalogadas por la NOM-059-Semarnat-2010 en situación de riesgo de extinción".

El procurador Haro Belchez solicitó apoyo al gobernador Roberto Borge Angulo y al alcalde de Benito Juárez, Paul Michel Carrillo, para revocar, modificar, suspender o cancelar autorizaciones, permisos y licencias al Dragon Mart.

El pasado 27 de enero, en conferencia de prensa en la ciudad de México, el titular de la Profepa, Haro Bélchez, anunció la cancelación de los trabajos del proyecto sino-mexicano.

Explicó que se encontraron irregularidades graves como falta de autorizaciones para cambio de uso de suelo forestal, y se decidió que tras una visita de verificación, clausurar la obra del proyecto, en el predio El Tucán, municipio de Benito Juárez.

Haro Bélchez informó que la infraestructura de este proyecto incluía 722 viviendas, 20 naves comerciales y tres mil locales en 203.83 hectáreas del terreno. Otras 357 hectáreas fueron señaladas como de conservación. El proyecto tiene en total 561 hectáreas.

Al ser suspendida la obra había devastado más de 200 hectáreas, de las cuales 149 eran zonas de competencia federal por lo que Profepa volvió a verificar la necesidad de autorizaciones federales, eximidas por sus inspectores.

El Senado solicitó información sobre las acciones realizadas en el proyecto y desde 2013 se recibieron nueve denuncias de grupos ambientalistas.

Las obras fueron autorizadas por el exalcalde perredista Julián Ricalde Magaña y trámites federales fueron ejecutados con apoyo de funcionarios y exfuncionarios de la delegación federal de Profepa en esta entidad, a quienes el nuevo fiscal ambiental solicitó suspender e investigar.