Piden a Cué explicación por presencia de Gendarmería en Oaxaca

El titular de Derechos Humanos en el estado, Arturo Peimbert Calvo, consideró que no se justifica la presencia de federales armados con vehículos blindados y helicópteros en la entidad.
El titular de la DDHPO, Arturo Peimbert Calvo, pidió a las autoridades estatales informen cuánto tiempo permanecerán las fuerzas federales en la zona.
El titular de la DDHPO, Arturo Peimbert Calvo, pidió a las autoridades estatales informen cuánto tiempo permanecerán las fuerzas federales en la zona. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

El presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) Arturo Peimbert Calvo, emitió un pronunciamiento para exigirle al gobernador Gabino Cué, ofrezca una explicación sobre la presencia de un gran números de elementos de la Gendarmería Nacional, porque no se justifica su presencia.

La carta que también fue firmada por los integrantes del Consejo Ciudadano del organismo exhorta a que se explique a la ciudadanía "la razón por la cual consideran que hay un riesgo tan grave en Oaxaca que exija la presencia de más de diez mil elementos de la Gendarmería y la Policía Federal armados con vehículos blindados y helicópteros".

Peimbert, reprobó que en la ciudad de Oaxaca haya la presencia de más de diez mil elementos de la Policía Federal y la Gendarmería en Oaxaca desde el 21 de julio último.

El Ombudsman estatal pide a las autoridades que informen el periodo durante el cual estas fuerzas federales permanecerán en la zona, al mismo tiempo que exhorta a todos los elementos de estas fuerzas de vigilancia a respetar los protocolos de derechos humanos en sus actuaciones, y abstenerse de emplear armas de fuego o de otro tipo en sus operativos.

Señaló a las autoridades que los estados de fuerza no son estados convenientes para la gobernabilidad ni la buena gobernanza en esta sociedad, máxime cuando la comunidad oaxaqueña no olvida la respuesta represiva y autoritaria que el régimen federal, estatal y el municipal aplicaron a los movimientos sociales de 2006 y 2007 en Oaxaca.

Denunció que debido al cerco que la Gendarmería y la Policía Estatal han establecido en la Calle de los Derechos Humanos, la Defensoría ha constatado que la presencia de estas fuerzas públicas inhibe el acercamiento de personas que acuden a la Defensoría para denunciar abusos de autoridades.

Manifestó que este cerco policial inclusive obstaculiza el acceso a la Defensoría a ciudadanas y ciudadanos que tienen algún agravio por la conducta de los propios elementos de la Gendarmería y la Policía Federal.

Señaló que la intimidación ocasionada por la excesiva presencia policial en torno a la sede de la Defensoría viola el derecho a la seguridad jurídica de las personas que requieren los servicios de esta institución.

Reveló que la Defensoría ha tenido que cautelar a diez defensores de derechos humanos de la sociedad civil, quienes han manifestado sentirse sobre-vigilados, asediados y en riesgo a raíz de la presencia de estos uniformados en la ciudad de Oaxaca de Juárez.

Por estas consideraciones, demandó en su posicionamiento que el gobierno del estado informe y explique cuál es el tipo de seguridad pública que pretende establecer, cuáles son las razones para tener esta presencia policíaca.

También solicitó que el gobierno del estado informe y explique cuáles han sido los esfuerzos políticos para resolver la crisis en materia de educación y seguridad en la ciudad y en el estado.

Hizo un llamado a todos los actores para que impere el estado de la política, no de la fuerza, pues esta última no es la solución, además de que la presencia policíaca por aire y por tierra está generando una psicosis que puede tener nocivas consecuencias psicológicas y de otro tipo entre la población, especialmente entre la infancia.