Piden medidas cautelares para menores maltratados

La procuraduría de Oaxaca confirma que hay una investigación contra albergue; llamará a comparecer a la administradora y a su familia.
En el sitio viven 42 niños, de uno a 14 años, y en su mayoría son hijos de sexoservidoras.
En el sitio viven 42 niños, de uno a 14 años, y en su mayoría son hijos de sexoservidoras. (Javier Ríos)

Oaxaca

La Defensoría de los Derechos de los Pueblos de Oaxaca (DDHPO) emitió una recomendación y solicitó medidas cautelares en favor de los niños que acuden a la casa hogar Hijos de la Luna, porque presuntamente son víctima de agresiones físicas y sexuales.

El ombudsman oaxaqueño, Jesús Peimbert Calvo, externó su preocupación por la condición en que habitan los niños de ese albergue, y adelantó que enviará visitadores a recorrer las instalaciones y a realizar un diagnóstico.

Consideró inadmisible que las instituciones dejen en la indefensión a los menores, incluso demandó se apliquen sanciones ejemplares contra quienes abusan y los maltratan.

Hijos de la Luna se ubica en la colonia Guadalupe Victoria, una de las más marginadas de Oaxaca y allí 42 niños de uno a 14 años de edad, en su gran mayoría hijos de prostitutas.

La Procuraduría General de Justicia de Oaxaca (PGJO) confirmó que utilizó el reporte que publicó MILENIO sobre la situación que priva en el albergue Hijos de la Luna para integrar una averiguación previa.

El procurador Joaquín Carrillo Ruiz detalló que la administradora del albergue María del Socorro Ramírez González, conocida como doña Coco, y varios de sus familiares serán citados a comparecer por las quejas que existen en su contra por presunto abuso físico y sexual de menores, así como por el manejo de los donativos que recibe.

Doña Coco reconoció que la capacidad del albergue está rebasada, pero garantiza que los que ahí habitan no están abandonados y sus mamás tienen que visitarlos, por lo menos, dos o tres veces al mes.

“Subsistimos gracias a donativos que hacen voluntarios. En nuestra página web aparece la cuenta bancaria para aportaciones en efectivo”, dijo Ramírez.

Personalidades del ámbito cultural y artístico de Oaxaca que durante años donaron recursos económicos y en especie para la manutención del albergue difieren y prefirieron retirar sus apoyos, porque en esa casa hogar “los niños viven en un ambiente humilde y hostil”.

La directora del DIF Estatal, Fátima García, dijo que se envió una circular al albergue Hijos de la Luna para acelerar su proceso de regularización, ya que aún dicha institución no tiene su expediente en regla. Resaltó que recientemente firmó un convenio para entregar dotaciones alimentarias cada bimestre a los albergues que hay en la entidad.

Piden acelerar ley sobre derechos infantiles

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Angélica de la Peña, calificó de muy delicada la situación en que están trabajando los albergues privados en Oaxaca y demandó que el gobierno del estado se haga cargo con recursos y personal de la casa hogar Hijos de la Luna.

La legisladora señaló que este tipo de casos apremian a que en el Congreso apruebe la Ley de Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, con la cual es obligatorio el registro de albergues, la acreditación de su personal y que garanticen que a los menores que viven ahí se les respeten sus derechos humanos.

“Es preocupante que estos niños que viven en estos hogares estén en una gran desventaja en situación de orfandad o en condiciones muy pobres, porque su única alternativa es ir a estos tipos de albergue.

“Justo en esta nueva ley que estamos planteando, como tienen que funcionar estos grupos de asistencia sean gubernamentales o privados” dijo la legisladora.

“Por principio, que se inicie con un censo porque estamos hablando de cerca de 700 niños y es necesario que el DIF entre de inmediato porque habrá recursos que se etiqueten en el presupuesto y el DIF Nacional debe conocer las condiciones para destinar especialistas”.

Angélica de la Peña demandó que el gobierno de Oaxaca se haga cargo de estos niños que viven en los albergues operados por una familia, en tanto se investigan las denuncias presentadas por presuntas agresiones contra los menores.