Piden alcaldes declaratoria de emergencia para 5 municipios de Tabasco

Protección Civil del estado reportó que hay al menos cinco mil personas afectadas por el desbordamiento del río Usumacinta y crecidas de pequeños cuerpos de agua en la región Sierra.
La Conagua informó que apoyan labores en la ciudad de Jonuta, por las amenazas del Usumacinta.
La Conagua informó que apoyan labores en la ciudad de Jonuta, por las amenazas del Usumacinta. (Conagua)

Villahermosa

Protección Civil de Tabasco reportó al menos cinco mil personas afectadas por la crecida de los cuerpos de agua, principalmente el río Usumacinta en la frontera con Guatemala, por lo que autoridades municipales pidieron la declaratoria de emergencia para la zona, con el fin de proporcionar ayuda a quienes lo necesitan.

César Burelo Burelo, director de Protección Civil del estado, indicó que el desbordamiento del afluente más caudaloso del país, el Usumacinta, junto con crecidas de pequeños cuerpos de agua en la región Sierra, mantienen cercadas en sus viviendas a unas 1 mil 300 familias aproximadamente, las cuales representan unos 5 mil pobladores.

El funcionario sostuvo que las principales anegaciones alcanzan casi el medio metro en zonas ribereñas de los municipios de Tenosique, Balancán, Emiliano Zapata y Jonuta, a orillas del Usumacinta.

Hasta el momento, detalló, sólo 200 familias han trasladado sus pertenencias casas de sus familiares, como medida preventiva, aunque de acuerdo con Burelo la temporada de lluvias en Tabasco puede llamarse "típica".

"El balance no es grave, hay que considerar que Tabasco por su naturaleza requiere de estas avenidas de agua importantes para el desarrollo de su agricultura", comentó.

Debido a esta situación, el alcalde de Jonuta, Felipe Torres Arias, urgió a que haya una declaratoria de emergencia en la zona.

"Que se haga un recorrido por toda la cabecera municipal y las comunidades que están sobre el río Usumacinta y ver que las condiciones son deplorables, críticas, hay casas donde ya entró el agua y hemos tenido que evacuar familias", alertó.

También, dijo que hay familias que se niegan a dejar sus pertenencias y permanecen bajo riesgo en sus comunidades, las cuales están muy apartadas entre sí por la extensión territorial.

"El delegado de Conagua nos atendió de buena manera, nos dijo que harán una supervisión, esperamos que así sea, si no más adelante tendremos que hacer presión, necesitamos que visualicen que en Jonuta se requiere de ayuda, independientemente de color y de partido, hay que visualizar que hay que cuidar a la gente", señaló.

En Balancán, el alcalde Pedro Arguello reportó que también varias comunidades están amenazadas por el agua; en el lugar se han instalado costales en las márgenes y los caminos, a la espera de que el Usumacinta continúe con su tendencia a la baja, al tiempo que se asiste a familias de escasos recursos.

Al respecto, el delegado de la Comisión Nacional del Agua, Antonio Gutiérrez Marcos, informó que hay apoyado al municipio de Jonuta con equipos de bombeo de 6 y 8 pulgadas con capacidad de bombear 85 y 170 litros por segundo, respectivamente, en la cabecera municipal, además de monitorear constantemente las obras que protegen a esa ciudad. el pasado lunes se envió otro de 8 pulgadas que puede extraer hasta 170 litros por segundo.

Las obras vigiladas en la región son muros de concreto, bordos de arcilla y estructuras de control y obras complementarias que protegen a la cabecera municipal, además de diversas protecciones marginales, espigones de bolsacreto y tablaestaca en comunidades como la Guayaba I, II y III, Cuyo de Guadalupe; el bordo de protección y estructura de control contra inundaciones del poblado Monte Grande.

"Estas obras están en constante supervisión y operan con normalidad cumpliendo su función de proteger y disminuir los efectos del crecimiento del río Usumacinta, que se mantiene a la baja", dijo el delegado.

Hasta este martes, el Usumacinta mantenía una tendencia a la baja.