Pide Eruviel a CNDH revisar Ley que Regula el Uso de la Fuerza Pública

El gobernador del Estado de México ofreció cambiar o precisar lo que sea necesario, aunque aclaró que es un documento garantista que pone candados y freno a cualquier tipo de abusos de policías.

Toluca

El gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, pidió a la CNDH que revise y emita un comentario sobre el contenido de la Ley que Regula el Uso de la Fuerza Pública, sobre todo si hay violaciones a los derechos humanos. Ofreció cambiar o precisar lo que sea necesario para que no haya resquicio alguno que contravenga leyes supremas.

Enfatizó que hay tiempo de hacer ajustes, ya que entrará en vigor en más de tres meses e insistió que con esta norma dan respuesta a requerimientos nacionales e internacionales, en sintonía con la Constitución federal y estatal, tratados internacionales, tesis y jurisprudencias de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Luego de la polémica que se desató con la aprobación y publicación de este ordenamiento que se bautizó como "Ley Atenco", el Ejecutivo aseguró que si "las 10 voces" que están en desacuerdo leen el documento con calma y las recomendaciones de los organismos de derechos humanos, tesis y jurisprudencia al respecto, cambiarían su opinión.

Eruviel Ávila aseveró que este es un gobierno democrático en el cual se respetan todas las voces. "Podemos estar en desacuerdo con algunas pero respetaremos su derecho a expresarse. Estoy cierto que las 10 voces que no coinciden con el contenido, una vez que revisen estas recomendaciones, las tesis y jurisprudencias podrán cambiar su opinión".

Durante el informe de labores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de la entidad, el ejecutivo estatal enfatizó que se trata de un documento garantista que pone candados y freno a cualquier tipo de abusos que pudieran cometer integrantes de diversas corporaciones policiacas.

Con esta ley, agregó, se da cumplimiento a una recomendación de Derechos Humanos, donde se les pide que la regulación sea bajo principios de legalidad, absoluta necesidad y proporcionalidad. "Se favorecerá en todos los casos la pretensión más amplia de derechos de las personas".

Precisó que constitucionalmente tienen facultades para hacer uso de la fuerza pública. Con esta ley lo que buscan es hacerlo con protocolos, estricto respeto a los derechos humanos, evitando injusticias y actos ilegales escudados bajo un uniforme.

La ley que aprobaron los diputados locales, añadió, es un documento garantista que equilibra las garantías de protección de derechos humanos, ciudadanos y policías, promueve la capacitación en torno a códigos y protocolos internacionales.

Si se incurre en el uso ilegitimo se finca la responsabilidad y ordena la reparación del daño porque la idea es no caer en abusos. "Que quede claro. No vamos a permitir ningún abuso que afecte a la gente a la cual me debo".

En el evento pidió al secretario de la CNDH, Joaquín Narro, quien asistió en representación del presidente, que revisen la ley publicada. Precisó que en ese momento era sólo de manera verbal pero en la tarde estarían haciéndolo formalmente.

A nombre de la Legislatura, el mandatario estatal señaló que hay voluntad para hacer los ajustes necesarios, aunque insistió estar convencido que cumple los estándares internacionales y están a tiempo de enmendar cualquier posible error.

Por otra parte dio a conocer que están trabajando en el programa estatal de Derechos Humanos que habrá de contribuir a la prevención y respeto de las prerrogativas fundamentales.