Pide CNDH protección para Toledo y Sergio Hernández

El quinto visitador del organismo indicó que los pintores recibieron amenazas de muerte por haber manifestado su oposición a la obra del centro de convenciones en el cerro del Fortín. 
El pintor reconoció que los vecinos deben conocer el proyecto.
El pintor oaxaqueño Francisco Toledo. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) determinó dictar medidas cautelares a los pintores francisco Toledo y Sergio Hernández luego de denunciaron recibir amenazas de muerte por manifestar su oposición a la construcción del centro de convenciones en la zona del cerro del Fortín.

El organismo ordenó al gobierno de Oaxaca, brindar las medidas de protección que sean necesarias a los intelectuales para salvaguardar su integridad personal y su patrimonio.

El quinto visitador de la CNDH, precisó que envió sendos oficios al fiscal general del estado, Héctor Joaquín Carrillo, y al secretario de Seguridad Pública, Jorge Ruiz, para evitar la consumación de las amenazas.

En los documentos la Comisión Nacional de los Derechos Humanos da a conocer a los funcionarios estatales que los maestros plásticos denunciaron las supuestas amenazas, hostigamiento, agresiones físicas y verbales "por parte de ciertas personas".

La solicitud de medidas cautelares se realiza con base en la ley de la CNDH y su reglamento y busca salvaguardar la integridad de estas personas, así como prever la consumación de violaciones irreparables a sus derechos humanos.

Las medidas cautelares se solicitan por el tiempo que resulte necesario debiendo formular su respuesta de manera inmediata a partir de esta notificación.

La Comisión indicó que investigará los hechos denunciados y en su momento determinará lo que convenga en derecho.

Los pintores Toledo y Hernández solicitaron a la CNDH intervenga con la finalidad de que se dicten hacia ellos medidas cautelares de protección, "en virtud de ser un problema en donde se encuentran involucrados grupos poderosos de interés tanto gubernamentales como gremiales (CTM) y empresariales (Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles), y darse los hechos en un contexto de constante agresión física y verbal".

También denunciaron que han sido estigmatizados por funcionarios del gobierno estatal, quienes los han calificado de "revoltosos" y por ello en las redes sociales se ha registrado varias amenazas de muerte.

También solicitaron a la CNDH, intervenga en solicitud de la conciliación entre los quejosos y las autoridades, mediante un diálogo público que permita atender las raíces del conflicto en beneficio de la sociedad oaxaqueña.

El pintor Sergio Hernández dijo ser un perseguido político.

El artista plástico denunció haber sido estigmatizado y amenazado por seguir sus ideales, principalmente por oponerse a la construcción del centro de convenciones de Oaxaca.

Advirtió que además se le acusa "falsamente" de depredar la zona de la costa, pero aclaró que tiene todos los derechos y permisos para construir la obra por la que se le señala.

Hernández retó al gobernador Gabino Cué para que explique el dinero utilizado con la adquisición de varios bienes, principalmente una casa en la zona residencial de San Felipe, un edificio en un área exclusiva de Polanco en el Distrito Federal y una casa más en la playa de Zicatela, donde está localizado en destino turístico de Puerto Escondido.

-¿Usted es un perseguido político del gobierno de Gabino Cué?

-"Sí. Creo que ha cometido un grave delito al señalarme y ha violentado mis derechos de libertad de expresión, al estigmatizarse, al nombrarme a mí y al maestro Francisco Toledo como enemigos de Oaxaca.

"Nos acusa de incitadores, de revoltosos, de provocar violencia por estar en desacuerdo a la obra que pretende hacer erróneamente en la zona del Cerro del Fortín", indicó.

Estar en contra de un punto de vista o de una acción de gobierno no es un delito. Por ello, he presentado una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por el agravio cometido en mi contra parte del gobierno de Gabino Cué", aseguró el pintor.

Hernández explicó que su oposición a la construcción del centro de convenciones es porque el sitio en el que se quiere realizar, no por el proyecto.