Pide alcalde de Chilpancingo no tomar comisarías a punta de pistola

El conflicto es que simpatizantes de la UPOEG buscan que el comisario suplente, Jony Hernández López asuma la titularidad y se quede al frente de la comunidad.

Chilpancingo

El alcalde Mario Moreno Arcos advirtió que las comisarías de los pueblos no se pueden tomar "a punta de pistola", ni con el amague de cerrar el suministro de agua potable a la cabecera municipal, como lo plantean algunos simpatizantes de la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG).

Moreno Arcos confirmó que la jornada del jueves se generó el amague de un grupo de habitantes de la comunidad de Palo Blanco, en el sentido de cerrar el suministro de agua del sistema Acahuiztla hacia la cabecera de Chilpancingo.

Dicha acción anticipó que sería grave y generaría mucha inconformidad social, si se toma en cuenta que dicho sistema de bombeo se restableció hace menos de dos semanas, ya que se colapsó durante las precipitaciones de tres días que generó la tormenta tropical 'Manuel'.

La causa del amague de los habitantes de Palo Blanco, es que un grupo de seguidores de la UPOEG pretenden que el comisario suplente, Jony Hernández López asuma la titularidad y se quede al frente de la comunidad.

El problema se presenta porque el comisario en funciones no ha presentado su renuncia ni está en la disposición de hacerlo, de acuerdo a lo que señala el primer edil.

Recordó que los comisarios son electos por medio del voto popular o en asambleas, pero que tienen un periodo de tiempo determinado y no se les puede suplantar, salvo en el caso de que renuncien.

Las renuncias de los comisarios deben ser voluntarias y contar con el aval del cabildo, por eso consideró inadecuado lo que pasa en Palo Blanco, en donde la UPOEG tiene tomada la comisaría.

El alcalde no desestimó la posibilidad de que la Unión de Pueblos tenga simpatizantes, pero reiteró que la forma en la que proceden para hacerse del control de las comisarías no es el adecuado.

Además de Pal Blanco, también se registra el desplazamiento de autoridades comunitarias en Cajelitos y El Ocotito.

En Dos Caminos se registró la renuncia voluntaria del comisario electo, por lo que entró en funciones la suplente y no se generó ningún tipo de controversia.

En los otros pueblos, la resistencia de los comisarios es tal, que ya denunciaron los hechos ante el Ministerio Público del Fuero Común (MPFC).

El primer edil comentó que su cabildo dialogará con los coordinadores de la UPOEG para buscar un acuerdo, pero aclaró lo no permisible es que se amague con parar el bombeo de agua hacia la ciudad.

"Eso implica trastocar los intereses de una ciudad con más de 300 mil habitantes; eso de ninguna manera lo debe permitir la federación, el estado ni el municipio", apuntó.

Moreno Arcos sostuvo: "Esto es definitivo; hubo procesos electorales donde las comunidades exigieron a sus autoridades, no vamos a permitir que hoy un grupo armado, como son las policías comunitarias lleguen y desplacen a punta de pistola a quienes el pueblo en algún momento eligió".

No descartó la posibilidad de convocar a reuniones de asamblea en los pueblos para revisar los casos de comisarios que no cumplan con las expectativas de la población, lo que está considerado en la ley.

Indicó que para una ciudad con las dimensiones de Chilpancingo, no es válido tomar como rehén el tema del suministro de agua potable.