Pese a cambio de gobierno, sigue corrupción en INM: Solalinde

El sacerdote católico denunció que los Maras amenazaron de muerte a su asistente, además de que las redes de trata de personas siguen operando sin que nadie las detenga.
El sacerdote católico,  Alejandro Solainde Guerra.
El sacerdote católico, Alejandro Solainde Guerra. (archivo)

Puebla

El sacerdote católico defensor de los derechos humanos, Alejandro Solalinde Guerra, aseguró que pese al cambio de gobierno, la corrupción en el Instituto Nacional de Migración (INM) se mantiene; las redes de trata de personas continúan operando sin que nadie las detenga; y los derechos humanos de los migrantes centroamericanos siguen siendo violados.

Las amenazas contra los albergues y contra su persona continúan, y recordó que hace seis días, a Ixtepec llegó un aviso de los Maras, personas que están asociadas a los Zetas, al Cártel del Golfo, y cobran las cuotas en el tren.

Soalinde está a cargo del albergue Hermanos en el Camino ubicado en Ixtepec, en el estado de Oaxaca, donde se presenta analfabetismo, pobreza extrema, marginación y desempleo.

"Las amenazas continúan, ustedes saben que Ixtepec es una plaza comercial muy codiciada por parte de la delincuencia organizada. No lo hemos permitido y mientras vivamos no vamos a permitir que tomen esa plaza para que comercialicen más todavía al migrante.

"Hace apenas seis días, Alberto Dones Rodríguez, que es mi asistente pero también el coordinador del albergue, recibió una nueva amenaza muy directa, de Maras. Lo amenzaron de muerte porque está cumpliendo con su deber. Nosotros no hemos permanecido, ni vamos a permanecer con los brazos cruzados viendo que les piden cuotas a los migrantes y si no los tiran del tren", apuntó.

En entrevista tras impartir la Conferencia Migración y Economía en la Facultad de Economía de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el sacerdote católico destacó que el comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Ardelio Vargas Fosado, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal de Puebla, no ha terminado con la corrupción en el instituto.

"El comisionado sigue siendo un policía. Se supone que iba a poner orden y la verdad es que seguimos viendo signos de corrupción en el mismo Instituto Nacional de Migración. El INM piensa que respetar los derechos humanos es sólo cuando no los insulta y no los golpea pero están violando el derecho a emigrar. México está obstruyendo el derecho a no emigrar en las deportaciones masivas", apuntó.

Agregó que el gobierno federal está violando los derechos de las personas migrantes, toda vez, que no ha arreglado el "engendro de reglamento" de la Ley de Migración, ni los lineamientos que emanan.

"No podemos decir que haya cambiado nada. Seguimos viendo lo mismo. Para que haya un cambio se necesita que además, la sociedad civil sea contralora de las acciones del INM y eso está en proceso", comentó.

En su ponencia, Solalinde Guerra denunció que en México, el 98 por ciento de los delitos quedan impunes; y advirtió sobre un aumento de casos de secuestros y desapariciones forzadas.

Aseguró que tanto los indocumentados que pasan por territorio nacional como los propios mexicanos son tratados como mercancías, lo cual, se traduce en violación de derechos humanos.

"Somos mercancía, ustedes, yo, todos somos mercancía. Ahora, pregúntense cuántas mujeres están desapareciendo y son llevadas a la trata y nadie para esto. Son personas secuestradas. En México está aumentando el número de secuestros no sólo de migrantes, sino de mexicanos, siguen aumentando las extorsiones, las desapariciones forzadas. Hoy ¿Para qué matar a una persona y dejar el cuerpo del delito? Es mejor desaparecerla y hay maneras para hacerlo, se evitan el problema de un juicio. De todos modos, en un México tan corrupto como el que tenemos, el 98 por ciento de los casos queda impune", expresó.