Persiste en Yautepec temor y zozobra por secuestros

Seguridad Pública del estado asumen control total de seguridad en la región, desactivan a varios policías municipales y ponen a otros bajo investigación. Instalan retenes en el municipio.
El plagio de una adolescente al interior de su propia casa,  hace unos días, fue el caso que detonó en que los ciudadanos salieran a la calle y se manifestaran contra la inseguridad e impunidad.
El plagio de una adolescente al interior de su propia casa, hace unos días, fue el caso que detonó en que los ciudadanos salieran a la calle y se manifestaran contra la inseguridad e impunidad. (David Monroy)

Yautepec

Una corona mortuoria y varias cartulinas con leyendas contra la inseguridad y la inmovilidad gubernamental, pegadas en el acceso principal al Ayuntamiento de este municipio, reflejan el ambiente de miedo y zozobra que priva entre la población por la ola delictiva registrada en este 2014; 12 secuestros en menos de un mes.

El plagio de una adolescente –al interior de su propia casa-- hace unos días, fue el caso que catapultó a los ciudadanos a la calle y este domingo protagonizaron la primera marcha contra la inseguridad y la impunidad, que orilló a las autoridades estatales a asumir el control total de la seguridad de la región, desactivar a varios policías municipales y poner bajo investigación a otros, entre las medidas inmediatas para combatir a las bandas delictivas que desde este domingo son "cazadas" con 150 elementos estatales que serán acompañados por elementos federales y militares, según el Secretario de Seguridad, Alberto Capella.

Sin embargo, en la comunidad, entre los pobladores, el miedo y la crisis de credibilidad en las autoridades, ha devenido en psicosis que llevó al propio presidente municipal, Agustín Alonso a reconocer este lunes que "la delincuencia nos ha rebasado", y decidiera entregar el mando a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal que montó retenes en todas las entradas y salidas del municipio, en las últimas horas.

Mientras el gobierno estatal tiene confirmado "solo un caso de secuestro", el propio alcalde Alonso refirió que en este momento hay cinco personas secuestradas.

Entre los pobladores los números son muy claros, porque "todos nos conocemos", y tienen contabilizados un total de 12 secuestros en lo que va de enero de 2014. Lo que se suma a los constantes casos de robo a casa habitación y extorsiones.

El titular de la SSP reconoció también este lunes que "quizás la cifra negra de secuestros" sea bastante elevada y calificó a Yautepec como el municipio con mayor número de secuestros y otros delitos, algunos de ellos sin resolverse, como la desaparición de siete defeños, en la comunidad de Oaxtepec, a mediados del año pasado, sin que hasta el momento se conozca su paradero ó el motivo de su ausencia forzada.

"Es bastante grave lo que está sucediendo aquí porque se han suscitado más de doce secuestros en lo que va de 2014, y es –desgraciadamente—gente que no ha aparecido en nuestro municipio, y en muchos casos, no las han regresado a su hogar , además de los asaltos y asesinados..", aseguró Luis Alfredo Gutiérrez Salgado, ciudadano y activista, uno de los promoventes de la reciente marcha contra la inseguridad.

Entrevistado momento antes de que otro grupo de ciudadanos se reuniera para determinar que plantearan al procurador de justicia, Rodrigo Dorantes, con quien se reunirán el próximo jueves, Gutiérrez Salgado refirió que pese a la llegada de la policía estatal, y la colocación de retenes, el temor de sufrir un delito se mantiene, por lo que insistió en que la SSP debe ser apoyada por la Policía Federal y el Ejército, en breve.

Mientras tanto, Mario Ortiz, otro activista del municipio, dijo que la preocupación entre la población se mantiene, pese a la presencia policiaca ordenada por el gobernador de Morelos, Graco Ramirez.

"Si hay psicosis. Es una situación que está prevaleciendo de miedo, de temor, al salir de noche a las calles; y es urgente que el Ayuntamiento de una explicación de lo que está pasando", indicó.

Aseguró que los ciudadanos han determinado retirarse a sus casas a partir de las ocho de la noche, y los negocios ya están cerrados. Los secuestros tienen años aquí, pero ahora han prevalecido... el número de secuestros que tenemos registrado aquí el pueblo es de doce, de los cuales –al menos seis—han sido pagados pero las víctimas han sido asesinadas", apuntó.