“Pensé que me iban a linchar”

Cientos de personas llegaron a una Comercial Mexicana para llevarse todo; el gobernador dice que son de “afuera” .
El miércoles comenzó la rapiña.
El miércoles comenzó la rapiña. (Javier Ríos)

San José del Cabo

“Sentí miedo, por un momento pensé que me iban a linchar. Miles de personas me pasaron prácticamente por encima para saquear el lugar, estaba muy asustado”, comentó un empleado de un centro comercial de San José del Cabo, en Baja California Sur.

No conformes con llevarse televisores de plasma, refrigeradores, lavadoras y otros artículos valiosos, los saqueadores fueron directo a las oficinas donde se guarda el dinero en efectivo.

“Rompieron la puerta donde estábamos, sabían que ahí estábamos, que resguardábamos el dinero”, expresó un guardia de seguridad, quien prefirió conservar el anonimato.

El miércoles 17 de septiembre cientos de personas llegaron a la Comercial Mexicana Mega con la intención de saquearla, no solo  los alimentos, sino también los artículos que no eran de primera necesidad.

Ese día los trabajadores del lugar intentaron detener el saqueo; sin embargo, la turba golpeó a los guardias para introducirse a la tienda.

Gracias a la intervención de un ejecutivo de la tienda, lo guardias de seguridad salvaron su vida. El ejecutivo les propuso que hicieran un “saqueo organizado”, que consistió en que por espacio de cinco minutos y en tandas de 25 personas entraran a la tienda por lo productos que quisieran. “Yo entiendo que las personas roben por necesidad, pero nunca aprobaré la violencia”, declaró el ejecutivo.

Desde el hospital, un guardia de seguridad declaró: “La verdad, la vi muy cerquita. Pensé que nos iban a matar a golpes, pero por fortuna la libramos... ojalá no se repita ese tipo de situaciones”.

Al respecto, el gobernador del estado, Marcos Covarrubias, aseguró que quienes participaron en el saqueo de las tiendas departamentales y de los comercios en general “era gente de afuera, porque los sudcalifornianos no tenemos ese tipo de alcance.”

Recordó que 70 por ciento de los habitantes de Cabo San Lucas y de San José del Cabo son personas que vienen de otras entidades a trabajar en la industria de la construcción o en los campos agrícolas, y que se quedan a vivir en Baja California Sur, porque en sus estados se registra  una alta violencia.