Cerrarán en 2015 penal de Santa María Ixcotel en Oaxaca

Convertirán las instalaciones de la cárcel en Centro de Rehabilitación de pacientes con adicciones y enfermedades psiquiátricas, informó el subsecretario de Readaptación.

Oaxaca

La antigua penitenciaria de Santa María Ixcotel, -donde se han reportado en la última década tres amotinamientos, y se cuenta con problemas de sobrepoblación-, será cerrada para ser convertida en un centro de rehabilitación de pacientes con adicciones y enfermedades psiquiátricas, confirmó el Subsecretario de Readaptación y Reinserción Social, Baldermar Pérez Canseco.

El funcionario, aceptó que el cierre de la cárcel podría ocurrir a principios del 2015, que se tenga concluido el penal de mediana seguridad de Tanivet, Tlacolula, donde será reubicada la población penitenciaria actual.

Reconoció que en la penitenciaria central de Santa María Ixcotel, se tiene un censo de población de mil 600 reos, entre procesados y sentenciados.

"Esperamos que en noviembre se puedan concluir los trabajos de construcción del nuevo penal de Tanivet para que a fin de año empecemos a realizar los traslados, y cerrar la cárcel de Ixcotel a principios del año 2015".

Dijo que al cerrar Ixcotel como cárcel, se buscaría una reutilización, y detalló que hay varios anteproyectos desde utilizar las instalaciones para el uso de oficinas estatales hasta transformarlo en un centro de atención de adicciones y enfermos psiquiátricos que es la opción más viable.

Pérez Canseco, afirmó que ya se contempla el derribo de algunas de las naves para ofrecer un espacio digno a la nueva infraestructura médica.

"En el anteproyecto del centro de rehabilitación de adicciones ya se contempla la creación de áreas verdes, hasta consultorios y espacios de esparcimiento como bibliotecas".

SIN RIESGO DE FUGA, A PESAR DE LA VIEJA INFRAESTRUCTURA

El Subsecretario de Readaptación y Reinserción Social Baldemar Pérez, afirmó que en Oaxaca hay un protocolo especial junto con el Ejército México y las fuerzas federales para evitar cualquier fuga de presos en los reclusorios estatales, principalmente en la penitenciaria central de Santa María Ixcotel.

"Tenemos una amplia coordinación con el Ejército mexicano y hemos reforzado el número de elementos, principalmente los oficiales penitenciarios, además de que se establecido un protocolo de colaboración con el Ejército y las fuerzas federales junto con un esquema inteligente de alertas", precisó

Explicó que en el Ixcotel, que se ubica cerca de la zona militar en la capital oaxaqueña, se confía en la capacidad de reacción que tienen el Ejército "que es muy rápida", y ello permite que las fuerzas del estado puedan concentrarse para hacer frente a cualquier eventualidad.

Indicó que en los últimos años se ha descabezado y desmembrado los intentos de auto gobierno y se ha dado fuertes golpes a la corrupción interna.