Gobernador de Oaxaca se suma al llamado del Presidente

Gabino Cué dijo que gobernadores, alcaldes y la sociedad se tiene que sumar a un alto a la violencia y a respetar a las instituciones.
El gobernador de Oaxaca
El gobernador de Oaxaca (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué se sumó al llamado que hizo el presidente Enrique Peña, para exigir un alto a la violencia y a los actos de desestabilización que atentan contra la paz social y la gobernabilidad del país y  que realizan organizaciones sociales  y sindicales para colgarse del dolor de los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero.

Cué dijo que todos los sectores, no solo los gobernadores, los alcaldes se tienen que sumar al llamado al orden, a la paz y a respetar las instituciones

Abundó que nadie puede estar en contra de la gobernabilidad,  el orden social de una nación.

Dijo que los servidores públicos de todos los niveles de gobierno deben ser los principales que deben estar a favor de valer los preceptos  de legalidad apoyando la convocatoria que hizo el Presidente para cerrar filas contra la violencia y cumpliendo con su deber actuando de manera corresponsable para garantizar la estabilidad  social en sus territorios.

“Yo le pido a los actores políticos y sociales que actúen en consecuencia con responsabilidad y no busquen medrar de una situación tan delicada como la que vive los familiares de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero”.

Antes Cué, dijo que valora y analiza la posibilidad de cancelar el desfile deportivo del 20 de noviembre que se realiza en conmemoración del aniversario de la Revolución Mexicana, ante los eventuales actos de protestas que tienen programadas diferentes organizaciones sociales, en particular la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que ya amaga con bloquear carreteras y tomar negocios, además de la autopista.

El gobernador de Oaxaca superviso las obras del primer centro de Oncología y Radioterapia de la zona sureste de México, donde se tendrá en operación un acelerador lineal con lo que se podrá atender a los enfermos de cáncer.