A 8 años de Pasta de Conchos, dolor por víctimas es el mismo

Trinidad Cantú Cortéz, madre de un minero fallecido tras la explosión de 2006 aseguró que los deudos no dejarán de exigir a las autoridades que recuperen los cuerpos de los 63 mineros atrapados.
Mina de Pasta de Conchos.
Mina de Pasta de Conchos. (Archivo)

Ciudad de México

Para las familias de los 63 trabajadores atrapados tras una explosión en la mina Pasta de Conchos en 2006, la justicia llegará a la zona carbonífera de Coahuila hasta que se recuperen los cuerpos, aseguró María Trinidad Cantú Cortéz, madre de Raúl Villasana Cantú, trabajador que perdió la vida por el incidente.

Al cumplirse ocho años de la tragedia, María Trinidad señaló que si bien tener el cuerpo de los mineros no les quitará el dolor de la perdida sí dará tranquilidad a los deudos.

"Yo siento a todos los familiares con el mismo dolor a pesar que de han pasado ocho años. No olvidamos, el dolor va a quedar, pero la tranquilidad de tenerlos en un lugar donde le puedas llevar unas flores para nosotros serían una gran alivio", señaló María Trinidad.

En tanto, el padre Carlos Rodríguez, vocero de la organización Familia Pasta de Conchos señaló que a un año de que la Secretaría del Trabajo pidiera a la PGR una investigación para determinar la viabilidad de rescatar los cuerpos no ha habido avances al respecto.

"Es un tiempo considerable como para que la PGR pudiera dar un indicio de cómo van esos pronunciamientos. Sabemos que el tema llegó a la oficina de Servicios Periciales de la PGR y de ahí es de dónde deberíamos tener una noticia., pero las familias no tienen un reporte, un avance. Sabemos que se ha solicitado la opinión de peritos, pero esa opinión convertida en una acción, en un programa es algo que no vemos", acusó el vocero.

Rodríguez señaló que a raíz del incidente en Pasta de Conchos las autoridades voltearon a ver a los mineros, lo que permitió reducir el número de muertos, pero reconoció que aún falta mucho por hacer.

"De 2006 a la fecha se clausuraron por primera vez en la región un par de minas que tenían algunos muertos; la Secretaria de Economía suspendió las obras en mineras que no tenían afiliados al seguro social a sus trabajadores. En 2011 hubo 30 muertos en las minas; en 2013 contabilizamos 33 y en 2013 solo hubo cuatro. Esto no hubiera ocurrido si no se hubieran movilizado las familias. Se está sentando un precedente, pero aún es insuficiente", puntualizó Rodríguez.