Parque eólico divide a ejidatarios de Juchitán

Un sector exige la inmediata construcción del complejo; otro advierte irregularidades y abusos.

Oaxaca

Entre cierres de carreteras, tomas del palacio municipal e inconformidad de pobladores, la empresa Energía Eólicas del Sur busca construir un nuevo parque eólico en Juchitán, Oaxaca, donde pagaría a los ejidatarios aproximadamente 8 centavos el metro cuadrado por la renta de sus tierras.

Esta nueva obra en la región del Istmo de Tehuantepec ha dividido a los pobladores: quienes serían beneficiados exigen que se inicie ya la edificación; mientras que ejidatarios que han hecho acuerdos con anterioridad denuncian irregularidades en este proyecto y advierten de abusos e incumplimiento de acuerdos por parte de estas firmas.

A principios del año pasado, Energía Eólicas del Sur dio a conocer que llevaría a cabo la construcción de un parque eólico con 132 aerogeneradores en una extensión de 5 mil 332 hectáreas en este municipio que forma parte del Istmo de Tehuantepec, región que genera 90 por ciento del total de esta energía en el país.

Desde ese momento esta obra dividió a algunos ejidatarios y constructores, y es que por primera vez en los casi 20 de años que se han desarrollado estas obras en Oaxaca, se realiza una consulta entre los involucrados para determinar si se aprueba este proyecto de 14 mil 500 millones de pesos, tal como lo establece el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

Por ello, en noviembre pasado inició el proceso de consulta informativa en Juchitán, y debido a que tras cuatro meses continúa esta etapa, quienes están a favor cerraron los cuatro accesos carreteros y tomaron el palacio municipal para exigir que se iniciara de inmediato la construcción de este parque eólico.

Integrantes de sindicatos priistas como la Confederacion de Trabajadores de Mexico (CTM) o de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), así como propietarios de las tierras donde sería edificada esta obra, encabezaron estos hechos.

De acuerdo con el edil emanado de la coalición PRD-PAN, Saúl Vázquez, detrás de estas protestas está la empresa Energía Eólica del Sur, misma que en 2013, pero con el nombre de Mareña Renovable, intentó construir un parque con la misma cantidad de aerogeneradores, pero que entonces fracasó por la oposición de diversos grupos de pobladores.

"La empresa tiene cierta desesperación por los tiempos que le establecen sus propios socios financieros y que están intentando que se acelere el proceso.

"Nosotros vimos con preocupación que la empresa estuvo alentando ciertas actitudes de desesperación de algunas personas que las llevaron a este bloqueo y la ocupación del palacio", acusó en entrevista.

Los propietarios de estas tierras ya tienen acuerdos contractuales por hasta 30 años con Energía Eólicas del Sur por el uso de sus ejidos; esto a pesar de que todavía no se decide si se desarrollara el proyecto, que según los contratistas, por la construcción y operación del mismo generarían más de mil 500 empleos directos y 2 mil indirectos.

Pero ésta no es la única promesa. De acuerdo con el comité de propietarios, la empresa está dispuesta a cumplir con el pago de impuestos municipales, e incluso ya ofrecieron 27 millones 720 mil pesos por concepto de permiso de licencia de construcción, así como cambio de uso de suelo.

Además, Jorge Sánchez, presidente de este comité, declaró que la firma busca crear un fideicomiso de energía con una aportación anual de 4 millones 988 mil pesos, el cual se aplicará como pago parcial a todos los usuarios residenciales en Juchitán, incluidas sus agencias municipales.

Pero estas promesas no son nuevas para la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco, pues denuncia abusos y falta de cumplimientos en los acuerdos realizados por estas firmas, que buscan pagar 800 pesos de renta mensual, en promedio estarían entregando por hectárea.

"Al haber contratos de por medio, lo que hacen las personas que ya arrendaron sus contratos es confrontarse con la población que estamos exigiendo que esta consulta sea de manera transparente, pública e itinerante", aseveró Mariano López, integrante de esta asamblea.

Estas acusaciones han derivado incluso en denuncias penales; tal es el caso del proyecto Bii Hioxho, de la empresa española Gas Natural Fenosa, la cual, dijo, engañó a los indígenas zapotecas prometiéndoles educación fuera del país y trabajo al regresar; sin embargo, esto no ocurrió y al contrario los abusos aumentaron.

Y es que durante el gobierno de Gabino Cué han proliferado estos proyectos: en los últimos cuatro años el número de parques eólicos en la entidad se ha triplicado, al pasar de 7 a 21 centrales; se estima que para el cierre de la administración totalicen 23 en obras.

Ello se traduce a que en este periodo la entidad ha registrado un flujo histórico de inversión privada que supera 38 mil millones de pesos, captados principalmente entre otros ramos por el de energía eólica, en el que destaca un flujo de inversión extranjera directa de 395.2 millones de dólares, 77 por ciento más que en el gobierno anterior.

Aunque para los habitantes de los principales municipios generadores de energía eólica en el Istmo de Tehuantepec, como Santo Domingo Ingenio, Unión Hidalgo y Juchitán, entre otros —que albergan mil 608 aerogeneradores, con una inversión total de 4 mil 318 millones de dólares—, estos recursos no se han reflejado en su beneficio.

Es por ello que ahora, en el caso de la colonia Simona Robles, donde sus siete hectáreas de extensión se encuentran en el polígono de construcción de Eólicas del Sur, condicionan la renta de sus tierras a que la empresa garantice beneficios para la población.

"Estamos de acuerdo con este proyecto, siempre y cuando apoyen a la colonia que necesita luz, drenaje y muchas cosas", aseveró María de la Luz Vicente, habitante de este lugar, quien reveló que estas tierras fueron entregadas por la asociación civil Mujeres 8 de Marzo.

Y es que estas denuncias e incluso demandas penales no solo vienen de particulares; la misma presidencia municipal de Juchitán ya inició acciones jurídicas por estos hechos.