Paran cinco horas empleados del penal central de Oaxaca

Exigen la renuncia del director del reclusorio; lo acusan de presuntos actos de corrupción y de violar el contrato colectivo de trabajo al obligarlos a trabajar horas extras sin goce de sueldo.
Los inconformes realizaron una protesta dentro de sus oficinas de brazos caídos.
Los inconformes realizaron una protesta dentro de sus oficinas de brazos caídos. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

Un grupo de trabajadores administrativos del penal central de Oaxaca, realizaron un paro parcial de labores de cinco horas para exigir la renuncia del director del reclusorio al que acusan de presuntas actos de corrupción y de cometer presuntas violaciones a su contrato colectivo de trabajo.

Los inconformes realizaron una protesta dentro de sus oficinas de brazos caídos, aún cuando la seguridad del penal de Ixcotel, quedó a cargo de elementos de la policía estatal preventiva que depende de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSP).

Los empleados integrantes del Sindicato de Trabajadores de los Poderes del Estado e Instituciones Descentralizadas de Carácter Estatal de Oaxaca (STPEIDCEO) encabezados por su delegado Orlando Vásquez, acusan al director del penal Omar Lumbreras Espino de violar el contrato colectivo de los trabajadores, ya que los obliga a trabajar horas extras sin goce de sueldo, además de que les suprimió la entrega de vales de despensa y la dotación de los días económicos y convivios por los días de la madre, del niño y de la secretaria.

Además afirman que al interior de las instalaciones penitenciarias se dio permiso para ubicar una tienda de conveniencia de la empresa Oxxo, cuyas ganancias no son reportadas a la administración estatal.

Sostienen que al parecer hay un conflicto de interés porque desde que llegó a su cargo el funcionario increpado, originario de Monterrey, Nuevo León, se otorgó licencia y permiso para abrir el establecimiento comercial.

Asimismo lo señalan de no ofrecer las herramientas y el material necesario a los trabajadores para cumplir con sus deberes y obligaciones y ha recibido sobornos para permitir la entrada de familiares al penal para ver a reclusos peligrosos.

Vásquez Martínez, dijo que al concluir el paro parcial de labores se instaló una mesa de diálogo con autoridades del gobierno estatal dependiente de la Subsecretaría de Reinserción Social donde se dio un plazo de 48 horas para que el director del reclusorio presente su renuncia al cargo.

En el penal central de Santa María Ixcotel laboran 130 trabajadores, 81 más de base y el resto de confianza.