Pide padre Goyo evitar infiltración en autodefensas

El padre Gregorio López pidió a la UPOEG no permitir que su policía ciudadana se infiltre por la delincuencia organizada como pasó en Michoacán.
“(La jueza) dictamina que 10 de los 11 muertos los mataron gente de La Ruana (de Hipólito), si murieron seis de La Ruana y cinco de Buenavista es algo inaudito, dijo el Padre Goyo.
El padre Goyo llamó a evitar la infiltración de la delinciencia origanizada en la UPOEG (Quadratín)

Chilpancingo, Guerrero

El padre Gregorio López Jerónimo, responsable de la parroquia de Apatzingán solicitó a la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) no permitir que su policía ciudadana se infiltre por la delincuencia organizada, como sucedió con los grupos de autodefensa en el vecino estado de Michoacán.

López Jerónimo estuvo en la cabecera municipal de Tecoanapa, en donde la UPOEG conmemoró el segundo aniversario del movimiento de autodefensa que expulsó al crimen organizado de seis municipios de la Costa Chica, los días 4 y 5 de enero de 2013.

Se dijo alentado por la forma en que los pueblos de Guerrero mantienen un sistema de seguridad sustentado en la organización comunitaria, por lo que planteó la posibilidad de impulsar un modelo similar en su lugar de origen.

Acudió a Tecoanapa invitado por el dirigente de la UPOEG, Bruno Placido Valerio, quien manifestó interés por intercambiar experiencias respecto a cómo los pueblos han reaccionado en el tema del combate a la delincuencia.

En el discurso que pronunció en la apertura del evento, el sacerdote convocó a los pueblos indígenas de la entidad a permanecer en pie de lucha en el tema de la seguridad, aunque también sugirió ir más adelante y trabajar porque el desarrollo social sea una realidad en la zona.

Expuso que en Michoacán existen problemas muy serios en materia de inseguridad, como también sucede en Guerrero y lamentó la indolencia que hay entre las autoridades de los tres niveles de gobierno para revertir su avance, ya que eso provoca que sean los pueblos quienes tomen el problema en sus manos y pasen a la integración de movimientos de autodefensa.

Una vez que las comunidades se organizan y mantienen a raya a los delincuentes, entonces el sistema se mueve para sancionar a quienes encabezan dichos movimientos, como sucede actualmente con Hipólito Mora.

Reconoció que las autodefensas de Michoacán fueron infiltradas por la delincuencia, en tanto que el aparato de estado hizo parte importante del trabajo encaminado a desmantelar la organización de los pueblos, por eso el encarcelamiento del doctor Mireles y posteriormente el de Hipólito.

De ahí que lanzara un llamado a la UPOEG para evitar que su Policía Ciudadana no sufra la infiltración, porque eso puede acabar con la poca esperanza que le queda a la sociedad.