Pacificar Guerrero, primer gran reto:Héctor Astudillo

El gobernador electo reconoció que hay zonas de alto riesgo, como la Norte y Tierra Caliente.
El gobernador electo de Guerrero, Héctor Astudillo Flores en un encuentro con medios de comunicación, lo acompaña el diputado local Héctor Apreza Patrón (de camisa rosa)  y el periodista Pedro Julio Valdez (de camisa azul).
El gobernador electo de Guerrero, Héctor Astudillo Flores en un encuentro con medios de comunicación, lo acompaña el diputado local Héctor Apreza Patrón (de camisa rosa) y el periodista Pedro Julio Valdez (de camisa azul). (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

El gobernador electo, Héctor Astudillo Flores anticipó que las primeras acciones al tomar protesta como jefe del Ejecutivo local irán encaminadas a pacificar Guerrero, lo que pasa por recuperar las zonas que actualmente controla el crimen organizado.

En Chilpancingo, Astudillo Flores sostuvo que entre sus principales compromisos, de cara al cambio de gobierno es entrar en una ruta de trabajo que permita la pacificación de la entidad, lo que falta por dialogar con los sectores productivos y las organizaciones sociales.

La normalización de la vida pública en la entidad, de acuerdo al próximo jefe del Ejecutivo local, pasa por atender de manera prioritaria los problemas más complicados que actualmente enfrenta la entidad.

Entre los asuntos más apremiantes reconoció que se encuentra lo relacionado con la inseguridad pública, la búsqueda de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre de 2014 y los problemas que derivan de la existencia de grupos de autodefensa confrontados internamente.

En el caso del combate al crimen organizado, el gobernador electo comentó que tiene un panorama claro de lo que sucede en la Montaña baja, particularmente en la zona de Chilapa, en donde hay el reporte de más de 16 personas desaparecidas en la cabecera municipal y por lo menos 30 en las comunidades rurales.

También habló de municipios como Iguala, Cocula, Teloloapan, Arcelia y Pungarabato, en las regiones Norte y Tierra Caliente.

En esas zonas, la fuerza que actualmente prevalece es la de la delincuencia organizada, pese al despliegue de más de 10 mil elementos de seguridad, entre militares, policías federales y del estado.

Astudillo destacó que hay un monitoreo de las diferentes regiones de la entidad, lo que le permite conocer con certeza el nivel de la problemática que se enfrenta.

Una vez que asuma el poder, dijo que buscará que se intensifique la coordinación que existe entre el gobierno estatal y la federación.

Lo anterior, porque tiene claro que sola, el gobierno del estado no podrá hacer gran cosas frente a los grupos del crimen organizado.