Replanteará PGJ de Veracruz acusación contra electricistas

La procuraduría dijo que la liberación de empleados de la CFE no significas que sean inocentes del asesinato del pastor. Investigarán a 11 empleados del organismo porque hubo tortura.

Veracruz

Luego de que el Poder Judicial Federal determinara dejar sin efectos las acusaciones realizadas por la Procuraduría General de Justicia de Veracruz en contra de los cuatro trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad acusados del asesinato del pastor Claudio Martínez y de que este lunes giraran la boleta para que fueran puestos en libertad los electricistas, el fiscal del estado, Luis Ángel Bravo, advirtió que se replanteará la acusación contra quien resulte responsable.

El fallo federal no significa que los electricistas sean inocentes, se dio porque se evidenció que en el proceso hubo tortura en contra de los acusados, situación por la cual la Procuraduría investigará a once trabajadores de la dependencia.

A mediados de mayo pasado magistrados del Juzgado Décimo de Distrito, con cabecera en Coatzacoalcos, determinaron dejar sin efectos las acusaciones de la PGJE en contra de Jorge Arturo Jara García, Roberto Lara Velázquez, Adrián Zaldívar Valencia y Felipe Vicente Cortés Rodríguez, presos en el penal Duport Ostión desde junio de 2013.

La decisión se dio al tomar en cuenta las valoraciones realizadas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en las que se puntualiza que las confesiones presentadas ante el Ministerio Público, habían sido logradas por medio de tortura de parte de elementos de la Agencia Veracruzana de Investigaciones en contra de los acusados quienes fueron incomunicados durante más de 72 horas y presentaban secuelas de maltrato sicológico, así como golpes físicos.

Pese a que este lunes los electricistas dejarían la cárcel, el procurador Luis Ángel Bravo Contreras señaló que ya preparan acciones para replantear la acusación.

El que salgan libres no significa que sean inocentes, nadie dice eso, ni la misma instancia federal, precisó, "Ni la misma justicia, aquí el status es que son probables responsables, autores de un delito y lo que se está descalificando es el hecho de que fueron torturados, y están saliendo porque hubo violaciones al procedimiento".

La PGJE esta acatando el fallo federal dentro del plazo constitucional establecido.

Como Ministerio Público van a replantear la acusación en contra de quien ubicaron como probable responsable "Pudiendo ser ellos mismos u otras personas".

El 17 de junio del 2013, el pastor de la iglesia "Comunidad de Dios", Claudio Martínez Morales, de 38 años de edad, fue encontrado muerto en su residencia de la colonia Petrolera en Coatzacoalcos, asesinado a puñaladas por sujetos desconocidos.

Por lo desaseado de la integración de los expedientes y la investigación, así como el sometimiento de tortura contra los señalados permitió a los mismos salir libres.