Implementa la UPOEG operativo en sierra de Chilpancingo

El propósito es esclarecer el crimen del segundo comisario de Cajeles, Gabriel Atrixco Álvarez y detener a los responsables.
El dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio.
El dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

La Policía Ciudadana (PC) de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) realiza operativos en la sierra de Chilpancingo, con la intención de ubicar y detener a los asesinos del segundo comisario de Cajeles, Gabriel Atrixco Álvarez.

Bruno Plácido Valerio, dirigente de la UPOEG confirmó que la mañana del lunes, más de 15 grupos de la PC salieron de la comunidad de Tlahuizapa con rumbo a Coacoyulillo, en donde la jornada del domingo 6 de abril se registró una emboscada por parte de un grupo de pistoleros que lograron escapar.

Dijo que la incursión de la UPOEG está relacionada con la investigación del crimen cometido en agravio de Gabriel Atrixco, segundo comisario de Cajeles, quien fue interceptado hace una semana en Zoyatepec, lugar al que llevó un viaje especial en su papel de taxista.

Indicó que la ruta de los pueblos santos, en la sierra de Chilpancingo tiene mucha presencia de la delincuencia, sin embargo, manifestó que las investigaciones encaminadas a esclarecer el crimen del segundo comisario no se van a detener.

Indicó que el Sistema de Seguridad Ciudadana (SSC) que auspicia la Unión de Pueblos ya tiene pistas de los presuntos responsables del crimen, de ahí que se haya tomado la determinación de avanzar hacia la sierra.

"Sabemos de las emboscadas; sabemos que podemos perder otra vida, pero no hay debilidad en el movimiento y trataremos de restablecer el orden", anotó.

Del primer contacto con Tlahuizapa y Coacoyulillo, dijo que ya recibieron información de los lugareños respecto de cómo operan las células delictivas que tienen presencia en la zona.

Admitió que en la sierra la forma de ver la vida por parte de los pueblos es muy diferente a la del Valle, en donde la UPOEG opera desde el 23 de enero pasado.

"Parte de la gente nos recibe con violencia, es normal porque están acostumbrados a un monopolio y vemos con tristeza lo que pasa; eso vamos a plantearlo con el alcalde Mario Moreno Arcos, porque no podemos permitir que haya autoridades (comunitarias) que se prolonguen en el cargo de dos a tres años", anotó.

En dicha zona, los campesinos han dicho a la UPOEG que algunos han recurrido a la siembra de droga porque las condiciones de pobreza no les han dejado más alternativa, lo que propicia una re discusión sobre las políticas públicas que deben generar desarrollo para los habitantes.