Oleaje causa daños a restaurantes en Acapulco

El constante golpeteo de las olas dañó estructuras de 35 restaurantes y los dejó sin playa. “Ya no tenemos playa en Bonfil”, dijo el presidente de los restauranteros en esa zona. 
Protección Civil de Guerrero entregó a los restauranteros bolsas para proteger un poco más las estructuras de sus negocios.
Protección Civil de Guerrero entregó a los restauranteros bolsas para proteger un poco más las estructuras de sus negocios. (Javier Trujillo)

Acapulco

El fuerte oleaje ocasionado por el Mar de Fondo, que azota el puerto de Acapulco, ya hizo estragos en 35 restaurantes que daño en sus estructuras en Playa Bonfil, en la zona Diamante.

A lo largo de este polo turístico el constante golpeteo de las olas dañó las estructuras de los negocios de esta localidad.

"Ahora nos golpeó más fuerte y daño las estructuras de 35 restaurantes, sobre todo en sus accesos, y nos dejó sin playa.

"El poco turismo que viene, al ver el alto oleaje no se queda, porque ellos (los turistas) quieren estar en la playa, y ya no tenemos playa en Bonfil", lamenta Sergio Mejía Vargas, presidente de los restauranteros en Playa Bonfil.

Explicó que desde los primeros días de mayo, la fuerza de la naturaleza les quito primero las playas. Luego vino la tormenta que se convirtió en el huracán 'Carlos', y nuevamente daño los restaurantes.

"Ahora, sin apoyo de las autoridades del gobierno federal y estatal, pues no podemos, no hemos recibido la ayuda que necesitamos.

"Apenas nos dieron tres mil 500 pesos, eso no es apoyo, de que apuro nos puede sacar, es una falta de respeto de las autoridades. Los daños ocasionados, no los podemos levantar con tres mil ni con cinco mil pesos, eso no es ayuda, necesitamos que se coordinen para atacar el problema de fondo", urgió a las autoridades de los gobiernos federal y estatal, el líder de los restauranteros.

En tanto el director de Protección Civil del gobierno municipal, acudió al lugar y entregó a los restauranteros bolsas para proteger un poco más las estructuras y evitar que el mar siga socavando los negocios.

Los restauranteros advierte que tras el paso del periodo vacacional de verano, vendrán los meses más difíciles y con ello requieren de manera urgente que el gobierno atienda todos los daños ocasionados en los 35 negocios.