Ofrecen a integrantes de la CRAC no tomar las calles

La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias denunció que el gobierno del estado ofrece liberar a sus presos a cambio de que no se movilicen a favor de los 43 desaparecidos.

Chilpancingo

La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) denunció que las familias de sus presos políticos, Nestora Salgado García, Arturo Campos Herrera y Gonzalo Molina González han sido objeto de intentos de cooptación por parte del gobierno estatal, pues les ofrecen la libertad a cambio de que no participen en las acciones de protesta a favor de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala.

En el destacamento del barrio del Fortín, ubicado en la cabecera municipal de Iguala, los representantes de la Casa de Justicia Vicente Guerrero denunciaron que los familiares de Nestora Salgado, Campos Herrera y Molina González se han acercado para denunciar que representantes de la administración estatal se les acercaron recientemente para hacerles un ofrecimiento concreto.

"Plantean la liberación de los compañeros pero mediante la desmovilización, situación que no avalamos ni avalaremos, puesto que el único camino es la lucha y no el sojuzgamiento", apuntó.

Bajo dicha circunstancia, manifestó que la CRAC a través de la Casa de Justicia Vicente Guerrero se mantiene en las movilizaciones convocadas por la comunidad estudiantil de la Normal Rural, Raúl Isidro Burgos.

Las demandas son, principalmente la presentación con vida de los 43 jóvenes y la libertad de los presos políticos de la CRAC.

Cubiertos del rostro, los policías comunitarios rechazaron el planteamiento del presidente de la República, Enrique Peña Nieto en el sentido de ya superar el caso de los 43 desaparecidos, ya que asumen que ese es un planteamiento inhumano.

La tarde del viernes, los integrantes de la CRAC del Barrio del Fortín presentaron a cuatro jóvenes detenidos cuando a bordo de igual número de motonetas se daban a la tarea de ejecutar varios robos.

Los presuntos delincuentes son Jorge Samuel Rodríguez López, de 19 años, Manuel Molina Gregorio de 22, Luis Fernando Gregorio Morales de 17 y Eder José Casarrubias Navarrete de 17.

Ellos fueron detenidos la madrugada del 2 de diciembre cuando cometían el robo de animales, el agraviado fue el señor Miguel Castro Villanueva, quien refiere que los cuatro jóvenes están relacionados con robos a casas habitación y escuelas ubicadas en diferentes colonias.

Ellos fueron presentados en la plaza central de Tixtla, para efecto de que sus familias pudieran acudir y defenderlos, para establecer si hay la posibilidad de implementar con ellos un proceso de reeducación.