No hay médicos suspendidos porque no hubo negligencia: IMSS Oaxaca

El delegado del IMSS en el estado, Víctor Octavio Pérez, dijo que en el caso de Silvia Francisco de 24 años de edad se trata más de un mal entendido que de negligencia. 
Sexto caso de presunta negligencia médica en Oaxaca (Milenio Televisión)

Ciudad de México

No hay médicos suspendidos por la atención que se brindó a Silvia Francisco, la cual llegó al hospital para tener a su hijo , sin embargo, tras un ultrasonido, los doctores se percataron que el producto tenía entre 24 y 48 horas de haber fallecido, por lo que no hubo negliencia, aclaró el delegado del IMSS en el estado, Víctor Octavio Pérez.

En entrevista con Azucena Uresti, para Milenio Televisión, el funcionario del Seguro Social dijo que en este caso en particular se trata más de un mal entendido que de una negligencia.

“En este caso ya fuimos hablar con la mamá de ella (Silvia) la cual no está presentando ninguna molestia, ninguna queja. Aquí no hemos encontrado ninguna evidencia contra los médicos o la institución. Hemos dicho que estamos abiertos a cualquier investigación que quieran hacer, pusimos a disposición de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos el expediente para que sepa de qué se trata el caso”, sostuvo.

Víctor Octavio Pérez recordó que el caso de Silvia Francisco tiene seguimiento desde el 6 de febrero pasado, cuando el médico que la veía en la unidad médica rural le informó que se tenía que trasladar al hospital de zona para una revisión.

“Lo que tenemos entendido es que ella llega hasta el día 10 con un médico particular, el cual solo le informa que tiene que acudir al Seguro para hacerse una cesárea debido a que el producto venía en una mala posición”, explicó.

La paciente, relata el funcionario, se presentó hasta el día 11 a las 4 de la tarde y no tardamos ni dos minutos en atenderla.

“Se le hace el ultrasonido y ahí se ve la muerte fetal le decimos que el bebé ha fallecido, pide otra opinión, la llevamos al médico de su conveniencia, le dice que el bebé está muerto, pero el problema se origina cuando su doctor le dice que si lo hubieran traído hace 10 minutos, estaría vivo, cuando eso es falso, porque al hacerle la intervención se pudo confirmar que el producto estaba macerado, es decir, que tenía entre 24 y 48 horas muerto”, detalló.

Ante esta situación, dijo, el mismo IMSS abrió un expediente de seguimiento, desde la clínica rural hasta que llegó al hospital de Matías Romeros, que se ubica en la región del Istmo de Tehuantepec.