Exigen estudiantes de La Paz cese a la violencia

Universitarios y sociedad en general se manifestaron contra las reformas federales, la represión de estudiantes en todo el país y la exigencia de presentación con vida de los normalistas.
Asistentes a la manifestación pudieron escribir su comentario en relación a los hechos que se viven en La Paz y en el país en un tendedero que se instaló.
Asistentes a la manifestación pudieron escribir su comentario en relación a los hechos que se viven en La Paz y en el país en un tendedero que se instaló. (Margarita Rojas)

La Paz

Estudiantes de las universidades: Mundial, Unipaz, UABCS, Cicimar, Cibnor y Preparatoria Morelos y sociedad en general se manifiestan en contra de las reformas federales, la represión en contra de estudiantes en todo el país, y de los 43 normalistas de Ayotzinapa con la exigencia de "vivos se los llevaron vivos los queremos", y la renuncia de Enrique Peña Nieto fueron las peticiones que más se escuchaba durante la manifestación.

Priscila Gallut, estudiante de maestría en manejo de recursos marinos del Centro de Estudios Biológicos del Noroeste (CIBNOR), exigió cese a la violencia en La Paz, "no es justo que yo no tenga derecho a vivir en paz".

"Tenemos que hacer conciencia porque no existe, hay mucha apatía entre la clase media", manifestó.

"Nuestro país está secuestrado por la violencia, no son solo los 43 normalistas desaparecidos, el Estado Mexicano ha sido incapaz de resolver los feminicidios en Juárez, miles de desapariciones forzadas, Atenco, Cocula, Acteal, Tlatlaya, aprehensiones ilegales, agresiones a la población civil, fosas clandestinas, secuestros, corrupción, endeudamiento, Monex, Soriana y las elecciones dudosa...!ya me canse!, ¡no más estudiantes asesinados!"

En un tendero que se colocó para que los asistentes pudieran escribir lo que quisieran en relación a los hechos que se viven en La Paz y en el país.

"Gracias al puerto de ilusión", dice el papel café. La mano de Moisés Aguilar Hilario le tiembla al escribir su petición en los pliegos extendidos en la explanada del Parque Revolución, en la congregación de "Yo convoco por la paz".

El oaxaqueño es la muestra de los jornaleros que son víctima de la red de campos agrícolas que devoran mano de obra barata mientras echan a las calles lo que no funciona. Lo que no sirve.

Moisés, ahora es albañil, hoy no era un adorno callejero, hoy fue parte de los más de 300 personas que se reunieron a exigir tranquilidad en su ciudad.

Los maestros aprovecharon para criticar de como la escuela se ha hecho víctima de las empresas. Insistieron en la necesidad de educación pública; "Vengan las propuesta, vengan las ideas. La unión no es una utopía, es posible", sentenciaron.

Al final, se dio una asamblea pública en las que se discutieron futuras acciones de un movimiento que aglutine todas las necesidades en materia de seguridad, educación y un buen gobierno.