Normalistas de Ayotzinapa y policías se enfrentan; hay 13 detenidos

Los normalistas se apoderaron de una pipa de gasolina de doble remolque, pero elementos estatales la recuperaron durante un operativo; hay al menos 22 heridos.

Chilpancingo

Un enfrentamiento entre policías estatales y normalistas de Ayotzinapa dejó el saldo de al menos 20 lesionados entre estudiantes y policías, así como 13 estudiantes detenidos. 

El choque se registró alrededor de las 17:00 horas de este miércoles, aproximadamente a tres kilómetros del punto conocido como Los Túneles, sobre la carretera de cuota Chilpancingo-Tixtla. 

Los alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa se apoderaron de una pipa de gasolina propiedad de un expendio ubicado en Chilpancingo, la unidad era de doble remolque con capacidad de 32 mil litros cada uno. 

Los estudiantes interceptaron la pipa a la altura del crucero a Chichihualco, en la entrada norte de Chilpancingo y retornaron hacia Tierras Prietas para tomar la carretera de cuota que comunica con Tixtla.

Con la unidad cargada de combustible en su poder, los normalistas tomaron los carriles que comunican hacia la región de La Montaña; sin embargo, elementos de la Policía Estatal desplegaron un operativo de persecución.

Los uniformados alcanzaron a los estudiantes en Los Túneles y les marcaron el alto aproximadamente tres kilómetros más adelante, pero los normalistas decidieron seguir, lo que derivó en una confrontación que se prolongó por 40 minutos.

Sobre la carretera quedaron abandonados dos autobuses de la empresa Estrella de Oro, con las luces intermitentes encendidas, ropa y calzado de los jóvenes en su interior.

En la refriega, los elementos policiacos lanzaron gases lacrimógenos para dispersar al contingente de alumnos y detenerlos; lograron capturar a 13 estudiantes.

Aunque los normalistas lanzaron piedras contra los uniformados, no lograron disuadir el operativo, en el cual al menos 15 estudiantes resultaron lesionados.

Tras el enfrentamiento, los policías recuperaron la pipa y la trasladaron a Chilpancingo, mientras que los autobuses quedaron abandonados sobre la carretera.

La mayor parte de los cristales de los autobuses quedaron rotos; en la cinta asfáltica permanecían los recipientes de gas lacrimógeno y las piedras que los jóvenes utilizaron para defenderse.

Empezaba a anochecer, cuando la policía canalizó a los lesionados hacia las instalaciones de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Coddehum), a la espera de que fueran entregados para que posteriormente regresaran a su plantel.