'Anarcos' del DF están detrás de vandalismo en Guerrero: Ortega

El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, afirmó que personas originarias de Oaxaca y del DF se han aprovechado de la tragedia de Iguala, donde desaparecieron normalistas de Ayotzinapa.
Con el rostro cubierto, los maestros realizaron pintas en el lugar
El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, afirmó que personas del DF y de Oaxaca realizan actos vandálicos en el estado y se aprovechan de la tragedia ocurrida en Iguala. (Rogelio Agustín Esteban)

Ciudad de México

El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, afirmó que "anarcos" del Distrito Federal y personas de Oaxaca se han aprovechado de la tragedia de Iguala, donde desaparecieron normalistas de Ayotzinapa, para hacer actos vandálicos en el estado.

"Son personas externas, de Oaxaca, de la Ciudad de México, que aprovechan el sentimiento, el reclamo de esos familiares de los muchachos desaparecidos para realizar acciones vandálicas en contra de las instituciones", afirmó en entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva.

"Quien está al frente de estas acciones, tiene objetivo de realizar un repertorio de violencia focalizada, emblemática, hacia lo que es el símbolo de las instituciones".

Afirmó que las personas que realizan actos vandálicos en el estado se reducen "a decenas" que muchos de ellos no son de Ayotzinapa.

- ¿De dónde son?, se le cuestionó.

"Los anarcos de la Ciudad de México, han estado involucrados".

"(Están) reducidos ya a decenas y con la advertencia de que vamos a aplicar la ley. Cuando se aplica la ley no se reprime, se aplica la ley".

Afirmó que las protestas violentas ya no son una situación generalizada en Guerrero y que antes los manifestantes eran miles entes eran miles y hoy son entre 150 o 200 personas.

"Los que realizan acciones vandálicas están en plena desesperación".

- ¿Quiénes son?

"(Están) reducidos a un grupo de vándalos que continúan realizando violencia simbólica".

El gobernador rechazó que en las protestas violentas estén involucrados integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG).

Ortega Martínez dijo que el caso de Ayotzinapa no es la crisis en el estado sino que es el detonante de una crisis política y social "que se venía gestando en el interior de las instituciones".