“¿Y mi hijo, dónde está mi hijo?”

Ana Celi, tía de Eduardo Bartolo Tlatempa, señala que su hermana, enferma de cáncer, solo pregunta 'dónde está mi hijo', pero nadie ha tenido el valor de decirle que está desaparecido.
José Eduardo Bartolo es uno de los 43 normalistas desaparecidos.
José Eduardo Bartolo es uno de los 43 normalistas desaparecidos. (Especial)

Ciudad de México

La madre de Eduardo Bartolo Tlatempa pregunta, y pregunta, y pregunta "¿dónde está mi hijo?". Sus familiares no se atreven a decirle que nadie lo sabe. 

José Eduardo Tlatempa, estudiante del primer año de la Normal Rural de Ayotzinapa, es uno de los 43 desaparecidos desde el 26 de septiembre.

En entrevista con MILENIO Digital, Ana Celi cuenta que la mamá de Eduardo desconoce que su hijo está desaparecido.

“Mi hermana está internada porque tiene cáncer. No sabe lo que está sucediendo, nadie nos hemos atrevido a decir que Eduardo no aparece desde que fue a Iguala. Ella simplemente nos pregunta ¿dónde está mi hijo? A lo que simplemente contestamos está con nosotros”.

La tía de Eduardo, estuvo el viernes pasado en la ciudad de México, como parte de la comisión que fue recibida en la Secretaría de Gobernación por el subsecretario Luis Enrique Miranda, para solicitar el apoyo para la búsqueda y localización de los normalistas.

Ana Celi narra que Eduardo fue a la escuela de manera normal el viernes 26. Él les avisó que iba a ir a Iguala a botear para recaudar fondos para la marcha del 2 de octubre.

“El viernes 26 fue la última vez que vimos a Eduardo, él mismo nos había dicho que iba a Iguala para recaudar los fondos para las prácticas y para la marcha del 2 de octubre. El plan era que iban a ir a una de las comunidades cercanas a Iguala la siguiente semana, por eso también necesitaban el dinero”.

Ana Celi, aseguró que los policías municipales empezaron a seguir a los jóvenes desde que estaban boteando.

“Los otros estudiantes que salieron vivos nos han dicho que la policía los siguió en todo momento, desde que empezaron a botear no les quitaron la vista de encima, al contrario y cuando ya se retiraban los atacaron sin ninguna razón, muchos de los que están lesionados están graves, les tocaron órganos vitales, por eso queremos justicia para ellos”.

La tía de Eduardo acusa de manera directa a la policía municipal de Iguala y al crimen organizado de la desaparición de los estudiantes.

“Por supuesto que está atrás el crimen organizado, y también ahí el presidente municipal de Iguala, todos tienen un vínculo entre ellos. Los tienen porque no les interesa tener jóvenes preparados”. 

Nosotros, insistió, sabemos que ellos están vivos probablemente muy golpeados y por eso no los quieren presentar.