No fue un juego, fue un asesinato: mamá de niño muerto en Tamaulipas

Rebeca Ramírez, madre del niño que murió en Tamaulipas, interpuso una demanda contra la maestra y los compañeros de su hijo que lo arrojaron contra una pared.
Los padres de Héctor, el niño víctima de bullying que murió en Tamaulipas, piden justicia.
Los padres de Héctor, el niño víctima de bullying que murió en Tamaulipas, piden justicia. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Rebeca Ramírez, madre del menor que murió en Tamaulipas luego de que sus compañeros lo arrojaran contra una pared, afirmó que lo sucedido a su hijo no se trató de un juego sino de un asesinato.

En entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, informó que esta tarde acudirá a ratificar su denuncia contra los niños que agredieron a su hijo, así como contra la profesora encargada del grupo.

- ¿Lo que está planteando es que los menores se vayan a un tutelar y la maestra a la cárcel?, se le cuestionó.

"Claro que sí", respondió.

"Los asesinos son los niños e indirectamente los maestros, la maestra, como cómplices, como autores intelectuales, porque tuvieron la oportunidad de ayudar a mi hijo, tal vez si tan solo me hubieran hecho una llamada, no hubieran movido el cuerpo de mi hijo, hasta que llegaran la ambulancia, a lo mejor mi hijo estaría vivo", consideró.

- ¿Qué espera?

"Espero justicia, espero que no me digan que los niños van recibir ayuda psicológica, a mí no me ayuda; no me ayuda que digan 'ya cesamos a la maestra de grupo', porque esa maestra la sacarían de la secundaria, pero yo cómo sé que está en otra escuela.

"A mí no me gustaría que otra madre pasara lo que estoy pasando. No me gustaría que mañana esa maestra estuviera dando clases en otra escuela y negara el apoyo a otro niño que lo necesite", dijo Rebeca, madre de otros dos hijos.

Narró que su hijo Héctor nunca le platicó que lo molestaban en la escuela y que al contrario, iba todos los días con muchas ganas.

"Estoy devastada, he llorado mucho, ya mis ojos ya no tienen lágrimas, he llorado demasiado, siento que me voy junto con mi hijo", dijo Rebeca, quien tiene otros dos hijo.

"Tengo que estar de pie porque queda mucho camino por recorrer, tengo dos hijos más y por ellos tengo que salir adelante".

Héctor, quien cursaba el primer año de secundaria, fue balanceado como "columpio" y arrojado contra una pared por cuatro compañeros de su escuela, la secundaria No. 7. "Eleazar Gómez". Desde el 14 de mayo permanecía con muerte cerebral, hasta que el 20 de mayo fue declarado muerto.