Niegan transportistas buscar incremento en sus tarifas

Luego de la reunión que sostuvieron con el secretario de Gobierno de Chilpancingo acordaron que las autoridades retirarán de circulación más de 80 unidades piratas que la CETIG metió en circulación.

Chilpancingo

Las organizaciones que integran al transporte organizado en Chilpancingo declinaron en su amague de bloquear la Autopista del Sol, dieron el voto de confianza al gobierno estatal para retirar a las unidades piratas de Chilpancingo y rechazaron que busquen incrementar sus tarifas.

La madrugada del viernes, representantes de más de 50 organizaciones de trabajadores del volante de Chilpancingo culminaron una reunión de trabajo con el secretario general de Gobierno, David Cienfuegos Salgado, quien funge como presidente del Consejo Estatal del Transporte.

En la reunión, se pactó que el gobierno estatal hará lo necesario para retirar completamente de circulación a más de 80 unidades tipo Urvan que la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes de Guerrero (CETIG) metieron en circulación en Chilpancingo.

La secretaría de Gobierno también se comprometió a retirar de la plaza central Primer Congreso de Anáhuac, el campamento que mantiene la CETIG, aclarando que los transportistas no tienen ningún problema con el magisterio disidente, cuya demanda a favor de los 43 desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa consideran como legítima.

No hay hasta el momento ningún ultimátum para que se consume el retiro de la CETIG del campamento, aunque sí se destaca que las unidades piratas ya están completamente fuera de circulación.

Dicho acuerdo bastó para que se conjurara el amague hecho por los integrantes del gremio transportista, en el sentido de bloquear la Autopista del Sol y los principales accesos de la ciudad, como se dio a conocer la mañana del jueves 23 de julio.

Mojica Peña consideró oportuno desmentir la versión de que durante la reunión, las organizaciones plantearon al secretario de Gobierno la posibilidad de incrementar las tarifas que actualmente cobran.

Asumió que durante la confrontación con la CETIG, los transportistas recibieron la solidaridad de los habitantes de muchas colonias populares, por lo que no podían corresponder a las manifestaciones de apoyo con el incremento de las tarifas.

"Eso ni siquiera lo pensamos ni lo planteamos", anotó.

Comentó que tras el movimiento que iniciaron contra el pirataje, las organizaciones del transporte público decidieron instalar un módulo de atención a la ciudadanía sobre la avenida de los Insurgentes, para recibir las quejas que se deriven de irregularidades o malos tratos por parte de los trabajadores del volante.