Niegan incursión de Ardillos en inmediaciones de Ayotzinapa

Padres de los 43 admitieron que dicho grupo pelea por el control de Tixtla con Los Rojos, pero aclararon que esto está relacionado más con la elección extraordinaria programada para el 29 de ...
El vocero de los padres de los 43 jóvenes desaparecidos, Felipe de la Cruz.
El vocero de los padres de los 43 jóvenes desaparecidos, Felipe de la Cruz. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo

Padres de los 43 negaron que presuntos integrantes de los "Ardillos" hayan tratado de meterse a las instalaciones de la Normal Rural de Ayotzinapa con la intención de levantar a estudiantes presuntamente implicados con Los Rojos, aunque reconocieron que en la cabecera municipal de Tixtla se registra una fuerte pugna entre dichos grupos delictivos.

Felipe de la Cruz, vocero de los padres de los jóvenes desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre de 2014, indicó que los integrantes de dicho colectivo hasta el momento no han observado cerca del plantel a grupos de delincuentes, lo que implica que desconocen si hay el interés de "levantar" a algunos de los estudiantes.

"Nosotros como padres de familia tenemos un año dos meses viviendo con ellos (los estudiantes), nosotros podemos testificar donde sea y corroborar en las instancias correspondientes que los jóvenes no tienen nada que ver con la delincuencia organizada; como lo hacen ver en el periódico Milenio", aseveró.

Explicó que Omar Vázquez Arellano, sobreviviente a los ataques del 26 de septiembre en Iguala, tiene más de tres meses que no está en el plantel, porque fue incorporado a la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM) y tiene tareas específicas en dicha organización, que aglutina a las 16 normales rurales del país.

Agregó: "Esto es algo inventado como lo que han pretendido hacer con los normalistas; primero los quieren vincular con Los Rojos, pera de ahí mantener el caso Iguala como si se tratara solo de un asunto policíaco.

"Aquí en la Normal de Ayotzinapa no existe ningún grupo criminal, los jóvenes son estudiantes, hijos de campesinos y para estar en condiciones de quedarse deben comprobar que lo necesitan.

En todo caso, destacaron que lo que se trata de hacer es generar confusión, ya que la llamada obtenida por el periódico no puede ser calificada más que como una filtración.

Admitió que en el plantel los jóvenes se conocen más por el apodo que por los nombres, pero aclaró: "Eso no los hace criminales; son jóvenes y eso los hermana aún más, un apodo es producto de la confianza que se tienen".

Respecto al intento de presuntos ardillos por meterse a la normal, el jefe de familia indicó: "Tenemos más de un año en este lugar, hasta el momento no hemos tenido ningún evento con gente armada; nos sorprende que ahora digan que trataron de entrar".

Reconoció que en Tixtla existe una pugna entre rojos y ardillos, pero aclaró que esto está relacionado más con la elección extraordinaria que se programó para el 29 de noviembre.

Indicó: "Nosotros descartamos la posibilidad de que esos grupos tengan presencia dentro de la normal, esos apodos que se mencionan en la supuesta llamada no los hemos escuchado, del Chane y los demás aludidos desconocemos quienes sean".

Narco, una línea de investigación en el caso

Cuestionado sobre el tema, la mañana del lunes 9 de noviembre, el titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Miguel Ángel Godínez Muñoz sostuvo que en el caso Iguala, el tema del narcotráfico efectivamente, es una de las líneas de investigación que se siguen para tratar de llegar a la verdad.

"Nosotros trabajamos en conjunto con PGR, desde el primer momento se estableció (como probable responsable) al grupo de Guerreros Unidos, del que por cierto ha habido un gran número de detenciones de miembros de dicha organización".

El fiscal señaló que no tiene información relacionada con la presencia de grupos de "Los Ardillos" en las inmediaciones de Ayotzinapa con la intención de sacar por la fuerza a varios de sus estudiantes.

En el municipio de Tixtla, señalaron que efectivamente, la violencia entre grupos delictivos se incrementó en el mes de octubre, lo que motivó la petición de apoyo al estado y la federación, lo que hasta el momento no se ha registrado.

Mandos de la policía local, rechazaron que la Policía Comunitaria incorporada a la CRAC hayan contenido la incursión de células de Los Ardillos.

Refirieron que desde que se recrudeció la pugna entre los delincuentes, la PC de la CRAC se limitó a resguardar sus zonas de interés, bajo el argumento de que ellos no tienen relación con los intereses que se disputa la delincuencia.

De la violencia en Tixtla

La mañana del 11 de septiembre del presente año, la policía del estado encontró los cadáveres de tres hombres envueltos en bolsas negras en un tiradero de basura conocido como "El derrumbe".

Dicho hallazgo constituyó el inició de una pugna abierta entre dos grupos delictivos; Rojos y Ardillos por el control de la cabecera municipal de Tixtla.

A los dos días, un arquitecto fue perseguido en la carretera federal Chilpancingo-Tlapa y asesinado dentro de una casa expendedora de materiales para construcción, la víctima estaba armada y viajaba acompañada de una mujer cuya vida fue respetada.

El alcalde Raúl Vega Astudillo informó entonces, que la población de la cabecera municipal había determinado aplicar un toque de queda ciudadano, razón por la que a partir de las 21:00 horas ya nadie debía estar fuera de sus casas.

Pidió la intervención del gobierno estatal y de la federación, sin embargo reprochó que los refuerzos requeridos no llegaron.

Los crímenes en Tixtla se incrementaron en el contexto de enfrentamientos en los municipios de Chilapa y Zitlala, en donde los mismos grupos del crimen organizado luchan por el control de las cabeceras municipales y sus respectivas comunidades.