Retienen en prisión a la mujer confundida con comunitaria en Guerrero

Hacen valer nueva orden de aprehensión emitida por jueza por los delitos de robo específico y lesiones contra la mujer.

Guerrero

Aunque el juez cuarto del ramo penal la exoneró por la mañana, por la tarde la juez Honoria de Tixtla, Margarita Velasco Flores giró una orden de aprehensión contra la señora Aurora Molina González, quien permanece en el penal del puerto de Acapulco.

Hegel Mariano Ramírez, abogado de la señora Aurora Molina sostuvo que el caso evidentemente se ha politizado, a partir del interés del alcalde Gustavo Alcaraz por afectar a la familia de Gonzalo Molina González, promotor de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).

En un primer momento, el juez cuarto del ramo penal, Abimael Rodríguez Nava dictó el auto de libertad a favor de Aurora, ya que no encontró elementos para fundamentar la formal prisión por los delitos de terrorismo, lesiones, privación ilegal de la libertad y robo.

El propio juez informó que el síndico procurador de Tixtla, David Martínez Valladares había reconocido que carecía de elementos para mantener la imputación contra la hermana de Gonzalo Molina.

Después de las 14:00 horas, el propio juez se trasladó al puerto de Acapulco para verificar el arribo de la boleta de libertad al penal del puerto, aunque a las 13:45 había dicho que la enviaría por fax para agilizar la liberación.

Antes de llegar al penal se percató de la existencia de otra causa penal, ahora por los delitos de robo específico y lesiones contra la mujer, que hasta el momento no se identifica como policía comunitaria.

La segunda causa penal la emitió la jueza Honoria Margarita Velasco Flores de Tixtla, también por los hechos ocurridos el 26 de agosto, cuando miembros de la CRAC tomaron el ayuntamiento y se enfrentaron con elementos de la Policía Preventiva, los golpearon y los despojaron de dos rifles de alto poder.

El abogado Hegel Mariano reconoció que la situación legal de Aurora se complica, pues el delito de robo específico es considerado como grave, sobre todo porque se tipificó a partir de las armas que los policías comunitarios arrebataron a los municipales.

En el cargo de lesiones, se responsabiliza a la mujer del machetazo que recibió el uniformado Jesús Guadalupe Leguileño Domínguez, aunque en los videos y fotografías que existen sobre el hecho no se observa a mujeres portar machetes, mucho menos se acredita la presencia de la acusada en el lugar de la confrontación.

Con esto, dijo que hay una clara politización del caso, pues mientras el síndico David Martínez se desdijo del señalamiento contra Aurora, el presidente municipal Gustavo Alcaraz insistió en mantener firme la imputación.