Muere líder del Consejo Supremo Totonaco en Veracruz

Juan Simbrón Méndez, de 98 años de edad falleció en su domicilio en la comunidad de Ojital, municipio de Papapantla, Su cuerpo fue velado en su casa en la comunidad de Ojital.
Juan Simbrón Méndez, recibió la Medalla Adolfo Ruiz Cortines en 2011. Fue un hombre que dedicó su vida entera a la defensa de los derechos indígenas.
Juan Simbrón Méndez, recibió la Medalla Adolfo Ruiz Cortines en 2011. Fue un hombre que dedicó su vida entera a la defensa de los derechos indígenas. (Isabel Zamudio)

Veracruz

Víctima de un paro cardiorespiratorio murió Juan Simbrón, líder del Consejo Supremo Totonaco.

Juan Simbrón Méndez, tenía 98 años de edad y falleció en su domicilio ubicado en la comunidad de Ojital en el municipio de Papapantla, al norte del estado, a las 8:00horas de este 23 de Febrero; su cuerpo fue velado en su casa en la comunidad de Ojital.

El líder del Consejo Supremo Totonaca, luchó por los derechos humanos para mejorar las condiciones de los pueblos indígenas, apegándose siempre a la cosmovisión totonaca. Desde muy pequeño, sufrió las desigualdades por ser indígena, tras imponérsele una educación en castellano, motivo por el cual sólo cursó hasta el quinto grado de primaria.

Con los años atestiguó las injusticias sociales derivadas del despojo de tierras a pequeños propietarios indígenas, lo que hizo que naciera en su interés por trabajar en favor de los más desprotegidos.

Pronto fueron obvias sus habilidades de liderazgo, lo que, junto con su actitud de servicio, hicieron que desempeñara cargos públicos en El Tajín.

Desde niño mostró múltiples cualidades para el arte de la música y la danza, ceremonias rituales y tocando el violín. Fue policía, comandante y agente municipal en El Tajín.

Como representante del pueblo Totonaca, desempeñó diversos cargos: Presidente de la Unión de Ejidos Juan Simbrón Méndez; promotor agrario en la Secretaría de la Reforma Agraria; consejero de la Unión de Pequeños Propietarios Indígenas Totonacas.

Desde 2007 fue nombrado Presidente de la Confederación Nacional de los Pueblos Étnicos en el Parque Temático Takilhsukut en El Tajín, Papantla, Veracruz.

Tras conocer de la muerte del líder totonaca, el gobernador Javier Duarte de Ochoa expresó sus condolencias a la comunidad totonaca, por la pérdida de "un hombre que dedicó su vida entera a la defensa de los derechos indígenas, la inclusión y el mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades originarias".

La muerte de quien recibiera la Medalla Adolfo Ruiz Cortines en 2011, es un acontecimiento doloroso para todos los veracruzanos, "y es de justicia hacerle un reconocimiento a toda una vida de lucha social".

Don Juan Simbrón siempre estuvo ligado y comprometido con el desarrollo de los pueblos indígenas de México, lo cual demuestra su iniciativa de presentar ante el Congreso del Estado de Veracruz la propuesta para crear la Secretaría de Asuntos Indígenas en 2010.

Su trayectoria de representación de los pueblos del Totonacapan adquirió mayor responsabilidad a partir de 1975, cuando fue nombrado Presidente del Consejo Supremo Totonaca.

Gestor incansable, consolidó la Unión de Danzantes y Voladores, que años más tarde derivarían en acciones de rescate y fortalecimiento de la Ceremonia Ritual de Voladores, reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2009.

Dio cobijo e impulso al Festival Cumbre Tajín, así como al Centro de las Artes Indígenas (CAI), instituto educativo apoyado por el DIF estatal de Veracruz.

Bajo sus enseñanzas y consejos, Cumbre Tajín celebrará sus 16 años en el mes de marzo, como un modelo de regeneración cultural que ejemplifica la disposición para activar la economía, el turismo, la infraestructura, la vinculación interinstitucional, los procesos educativos, la herencia de la tradición y la socialización de las decisiones en beneficio de los habitantes del Totonacapan, la riqueza identitaria de Veracruz, la pluriculturalidad de México y el equilibrio espiritual del mundo.