Activistas recuerdan asesinato de Arturo Hernández en Iguala

Acticvistas de diferentes organizaciones de Iguala realizaron un mitin para conmemorar la muerte de Arturo Hernández Cardona, quien fue opositor del ex alcalde José Luis Abarca.
Los integrantes de la UP responsabilizan de lo que les pudiera suceder al entonces jefe de cabildo, electo bajo las siglas del PRD, partido del que formaban parte.
Los integrantes de la UP responsabilizan de lo que les pudiera suceder al entonces jefe de cabildo, electo bajo las siglas del PRD, partido del que formaban parte. (Cuartoscuro)

Guerrero

Con un mitin, activistas de diferentes organizaciones recordaron el asesinato del activista Arturo Hernández Cardona, principal opositor de José Luis Abarca Velázquez, ex alcalde de Iguala preso por el caso Ayotzinapa.

La jornada del domingo se cumplieron tres años de que Hernández Cardona y siete integrantes de la Unidad Popular (UP) presentaran una denuncia penal en contra del ex jefe de cabildo de Iguala, al que se responsabiliza de los ataques ocurridos contra estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

En la denuncia ministerial, los integrantes de la UP responsabilizan de lo que les pudiera suceder al entonces jefe de cabildo.

Debían presentarse el 30 de mayo ante la agencia del Ministerio Público del Fuero Común (AMPFC), en Iguala para ratificar la querella; sin ebago no llegaron,fueron levantados por un grupo de hombres armados.

Tres integrantes de la UP, entre ellos Hernández Cardona fueron asesinados, sus cuerpos se encontraron la mañana del 3 de junio en la entrada de la comunidad de Xalitla, perteneciente a Tepecoacuilco.

Nicolás Mendoza, uno de los sobrevivientes, denunció por medio de una carta, que Arturo fue asesinado por el propio ex alcalde Abarca Velázquez.

El 4 de junio, durante el sepelio del dirigente de la UP y sus compañeros, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, así como integrantes de diferentes organizaciones sociales, arremetieron con piedras y bombas molotov contra el palacio municipal de Iguala, como una manera de culpar el entonces alcalde por el triple asesinato.

Ese ataque al ayuntamiento, quedaría asentado como el punto de fricción entre el grupo de Guerreros Unidos (GU), organización delictiva a la que pertenecía el entonces alcalde y la comunidad estudiantil de Ayotzinapa.