Proyecto de minería submarina afectará el hábitat

El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra Abud, reconoció que el proyecto Don Diego pretende operar en una zona de gran biodiversidad.
La captura de langosta es baja, pues los crustáceos no cumplen con el tamaño comercial, explican.
La captura de langosta es baja, pues los crustáceos no cumplen con el tamaño comercial, explican. (Héctor Téllez)

Ciudad de México

El proyecto de minería submarina Don Diego para dragar 350 millones de toneladas de arena fosfática del fondo marino en el Golfo de Ulloa, pretende operar en una zona de gran incidencia de vida marina, reconoció el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra Abud .

"Estamos conscientes que en esa zona donde se está haciendo está solicitud es una zona de una gran incidencia de vida marina. Sabemos que hay tortugas, sabemos que es la ruta de las ballenas que pasan hacia el sur de Baja California, y sabemos también que hay una gran inconformidad de algunos ambientalistas de la zona", destacó Guerra Abud.

Entrevistado durante la conferencia para presentar la nueva Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), el funcionario estimó que en los próximos días, la dependencia a su cargo dará a conocer la resolución del análisis de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que ingresó a la a la dependencia, el pasado 3 de septiembre para su evaluación y dictaminación.

"Espero que en el curso de los próximos días la Subsecretaría de Gestión emita su resolución sobre esta solicitud", apuntó.

Al realizar la opinión técnica de la MIA, el Centro de Investigaciones Biológicas de Noroeste (Cibnor) que forma parte del Conacyt, considera que la información presentada por la empresa Exploraciones Oceánica en la MIA, tiene errores, imprecisiones y omisiones.

Considera que el promovente "ubica erróneamente el proyecto fuera del área de pesca y considera a priori que no habrá efecto sobre las pesquerías; por lo tanto, todos los efectos socioeconómicos de la potencial afectación de las pesquerías de la región no se encuentran suficientemente valorados", por lo que pide sustentar dicha información.

Además, el Cibnor destaca que en la MIA no existe suficiente trabajo de monitoreo para valorar con toda exactitud el impacto del dragado sobre la dinámica oceánica.

Por su parte, el Instituto Nacional de Pesca, determina en su opinión técnica que el proyecto es viable para su realización, aunque paradójicamente, reconoce que la operación de Don Diego tendría efectos adversos hacia el hábitat, pero "confinada a un área y durante un corto plazo".

Sobre el ruido, asegura que las especies en el entorno inmediato de la barcaza y la draga, como las ballenas y otros mamíferos marinos "eludirán las mismas y por tanto, se espera que no se vean afectadas significativamente". Además señala que de acuerdo con la literatura, la ruta migratoria de las ballenas no está comprendida dentro de la zona del proyecto.

De tal forma, concluye que con excepción del posible impacto que pueda causar la draga de succión a las tortugas, "otros impactos potenciales han quedado descartados".