Fiscalía cita a comparecer a alcalde de Boca del Río

Miguel Ángel Yunes Márquez calificó de persecución política las acusaciones en su contra por enriquecimiento ilícito.

Veracruz

El alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, dio a conocer que recibió un citatorio para que responda a la denuncia por presunto enriquecimiento ilícito que presentaron en su contra legisladores del PRI.

El edil panista, hijo del diputado federal Miguel Ángel Yunes Linares, considera que esta es la puerta a su desafuero, situación que insistió es una persecución política para enviarlo a la cárcel.

Yunes Márquez advirtió que se defenderá ante las instancias federales pues asegura ser inocente.

"Nunca en mi vida he cometido un hecho ilícito. Soy un hombre que se ha dedicado a trabajar, a vivir una vida sana y a formar una familia integrada a la gran familia veracruzana".

El ex diputado panista rechazó que su riqueza y propiedades, que los priistas acusan supera por mucho lo que ha ganado en los cargos públicos que ha ocupado, sean producto de malos manejos.

"Acudiré en el momento debido ante la Fiscalía para cumplir mi obligación legal y para tratar de hacer valer mis derechos, aunque sé que todo está decidido y que es un montaje para desaforarme y encarcelarme; no soy ingenuo", apuntó.

Criticó la celeridad con que le Fiscalía está llevando el caso, cuando hay muchos otros procesos estancados y denuncias de los veracruzanos que no avanzan.

El citatorio se lo dejaron el viernes por la noche, fuera de horario de oficina en el Palacio Municipal de Boca del Rio.

"Tienen más prisa por desaforarme que por resolver los gravísimos problemas que vive Veracruz. Hay miles y miles de denuncias que nunca han sido atendidas".

El pasado 23 de septiembre, diputados locales del Partido Revolucionario Institucional y del Partido Verde Ecologista de México presentaron una denuncia en contra del panista a quien señalan de enriquecimiento ilícito.

Los legisladores sumaron los salarios que Yunes Márquez ha percibido como diputado local, dos veces alcalde, y los cargos que ha tenido en instancias federales como SEDESOL, mismos que ni juntándolos todos le alcanzaría para comprar las residencias y propiedades que posee.

El alcalde de Boca del Río negó haberse enriquecido al amparo del poder.

"Nunca en mi vida he cometido un hecho ilícito. Soy un hombre que se ha dedicado a trabajar, a vivir una vida sana y a formar una familia".